Cómo hacer que un niño deje de chuparse el dedo

Escrito por ehow contributor | Traducido por mariela rebelo
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo hacer que un niño deje de chuparse el dedo

Cómo hacer que un niño deje de chuparse el dedo. Los niños que se chupan el dedo o las manos pueden ser entrenados para aliviar el estrés y calmarse, pero el hábito puede causar problemas dentales y de dicción si no lo han abandonado para el momento en donde tengan su dentición permanente. Muchos niños con este hábito son molestados o criticados por sus pares, de modo que vale la pena trabajar en ésto antes de que se convierta en un problema.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Guantes
  • Calcetines
  • Productos para aliviar el estrés
  • Crayones
  • Pelotas de goma
  • Pelotas de malabares

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Espera a que tu niño haya superado la niñez temprana. Muchos niños pequeños succionan sus dedos o manos como una extención natural de su necesidad de succionar en la lactancia. Muchos niños dejarán el habito alrededor de los cuatro años de vida.

  2. 2

    Comienza a trabajar en el hábito un poco antes de que sus dientes permanentes salgan, de modo que trates el tema antes de que se convierta en un problema real.

  3. 3

    Considera trabajar con un sistema de recompensas o premios, usando pegatinas y un calendario o tabla.

  4. 4

    Ofrécele a tu niño actividades para pequeños que mantengan sus manos ocupadas, como crayones, lápices y papel, pelotas estrujables o juguetes para manipular o modelos de rompecabezas.

  5. 5

    Trata de mantener a tu hijo hablando, lo que le dificultará llevarse los dedos a la boca.

  6. 6

    Aliéntalo a parar con recordatorios positivos de que es un "niño grande" y que los niños grandes no se chupan los dedos.

  7. 7

    Explícale en términos simples que es importante que su hábito desaparezca y pídele que sugiera posibles soluciones. A muchos niños se le ocurrirán posibilidades creativas.

  8. 8

    Habla con tu dentista, quien puede tener soluciones útiles y quien también podrá explicar las consecuencias dentales y las opciones de tratamiento si el hábito continua cuando esté la dentadura permanente.

  9. 9

    Pídele a tu dentista que hable con tu niño, si crees que será útil.

Consejos y advertencias

  • Intenta poner cintas adhesivas de colores brillantes en las puntas de los dedos de tu niño, como un recordatorio de que no debe chupárselos.
  • Si tu niño se los chupa en la noche, considera que use un guante o un calcetín mientras duerme.
  • Aliéntalo a lavarse las manos frecuentemente, para evitar la transferecia constante de gérmenes desde las manos hacia su boca.
  • Observa los dedos de las manos de tu niño. Si están callados o hinchados, seguramente está chupándoselos demasiado.
  • Observa cómo habla y traga. El succionado crónico de dedos puede modificar los patrones de deglución y causar que lleve su lengua hacia adelante para tragar, lo que puede provocar ceceo y otros problemas del habla.
  • Sé paciente con tu niño. Si bien chuparse los dedos es antihigiénico y nada atractivo, muchos niños no lo pueden evitar. Tómate el tiempo que tu niño necesite para eliminar el hábito de forma amable y gradual, en lugar de criticando y castigando.
  • Busca estrés oculto en la vida del niño si éste u otro hábito oral se desarrolla de manera abrupta. Tratar el estrés puede eliminar el problema.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles