Comida

Cómo preparar mejillones congelados

Escrito por eirik ott | Traducido por gabriel guevara
Cómo preparar mejillones congelados

Congelar o usar mejillones congelados requiere un poco de preparación.

open mussel shell image by timur1970 from Fotolia.com

Los moluscos son mariscos nutritivos que pueden ser incorporados fácilmente en cualquier comida. Cualquiera que haya probado unos mejillones perfectamente preparados sobre linguini o en un gumbo de mariscos puede apelar a su delicioso sabor y textura delicada. Encontrar un distribuidor de mariscos frescos puede ser todo un reto, especialmente para aquellos fanáticos asiduos de este dulce molusco, así que usar mejillones congelados te permite tenerlos en tu mesa durante todo el año. Algunos preparativos son necesarios para asegurar la seguridad y calidad, pero cualquiera con una sartén con tapa puede preparar mejillones frescos para congelar, o ésos mejillones congelados para una buena comida hogareña.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Mejillones frescos (o mejillones congelados que fueron cocinados antes de congelar)
  • Aceite de Oliva virgen
  • Ajo
  • Sal
  • Pimienta
  • Sartén con tapa
  • Contenedor con tapa hermética

Lista completaMinimizar

Instrucciones

    Cómo congelar los mejillones

  1. 1

    Enjuaga los mejillones frescos en sus conchas con agua fresca, removiendo cualquier remanente de algas u otro crecimiento musgoso (llamado "la barba"). Corta cualquier hilo fibroso que esté pegado a los labios de los mejillones con un par de tijeras de cocina.

  2. 2

    Calienta una sartén a fuego medio-alto con un par de cucharadas de aceite de oliva virgen. Agrega cebolla picada y saltea por un par de minutos hasta que las cebollas se vuelvan traslúcidas. Agrega cuatro o cinco dientes de ajo triturado, una taza de vino blanco, 1/4 de taza de perejil picado, y una pizca de sal y pimienta al gusto.

  3. 3

    Agrega los mejillones frescos y limpios a la sartén, luego cúbrela con una tapa y sacúdela vigorosamente para mezclar bien los ingredientes.

  4. 4

    Deja que los mejillones se cocinen al vapor en la sartén tapada por dos o tres minutos. Revisa para asegurarte que los mejillones se hayan abierto completamente, esto indica que están listos, o déjalos cocinar por un par de minutos más si siguen cerrados. No los cocines demasiado para mantenerlos tiernos y jugosos.

  5. 5

    Vierte el contenido completo de la sartén, incluidos los aceites y líquidos, en un contenedor que pueda sellarse herméticamente. Levanta los mejillones y quítales la carne de su concha con un movimiento rápido de un cuchillo, luego bota los cascarones y vuelve a colocar la carne de los mejillones en el caldo. Coloca el contenedor con los mejillones en el congelador por hasta tres o cuatro meses.

    Cómo cocinar mejillones congelados

  1. 1

    Asegúrate que los mejillones congelados que vas a usar fueron cocinados completamente antes de descongelarlos. No uses mejillones que fueron congelados crudos.

  2. 2

    Deja que los mejillones congelados se deshielen toda la noche en el refrigerador en un recipiente con una tapa selladora. Vierte agua tibia sobre el contenedor con los mejillones congelados si no tienes demasiado tiempo, sin embargo dejarlos deshelar toda la noche en el refrigerador produce resultados más tiernos.

  3. 3

    Calienta la carne congelada de los mejillones en una sartén una vez descongelados, luego cómelos como están o agrégalos a otras recetas como salsa de espagueti o sopa.

  4. 4

    Cocina al vapor los mejillones en su concha por tres o cuatro minutos en una sartén cubierta a fuego medio-alto con mantequilla, ajo y una cucharada de aceite de oliva extra virgen, luego disminuye el fuego y hierve a fuego lento por un par de minutos más. Las conchas deben abrirse; descarta cualquiera que no se haya abierto.

Consejos y advertencias

  • Guarda mejillones frescos en tu refrigerador por hasta ocho días, manteniéndolos húmedos con una tela humedecida para que se mantengan vivos hasta que estés a punto de cocinarlos. Los mejillones que se encuentran en su concha perfectamente cerrada pueden ser preparados para congelar simplemente pasándolos por agua hirviendo por 30 segundos, pero cocinarlos completamente antes de congelarlos es siempre el mejor método para mantener la seguridad y conveniencia.
  • No utilices mejillones frescos que hayan muerto, ya que no puedes asegurar su frescura. Golpea suavemente un mejillón que está un poco abierto para asegurarte que la concha se cierre, lo que indica que el mejillón sigue vivo. Descarta los mejillones que no se mueven al pincharlos.

Más galerías de fotos

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media