¿Cómo refinar arena negra para encontrar oro?

Escrito por chris stevenson | Traducido por pei pei
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Cómo refinar arena negra para encontrar oro?
El oro es cuatro veces más pesado que la arena negra. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

La arena negra, también conocida como concentrado, se compone de una variedad de partículas de grano fino que son residuos de la extracción de oro. La arena negra puede ser magnética y llega a contener hierro y otros metales y minerales no magnéticos. El proceso para refinar arena negra implica la eliminación de los gránulos grandes y la reducción de partículas progresivamente más pequeñas hasta quedar con una fina concentración de oro. Uno de los métodos más sencillos y económicos para refinar arena negra implica la criba continua a través de diversos filtros con poros de distintos tamaños.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Dos cubos o cubetas grandes
  • Pantalla para filtrar de 1/2 o 1/4 de pulgada (un centímetro o seis milímetros)
  • Lupa
  • Pinzas finas
  • Papel blanco
  • Pan de oro
  • Soplete de propano
  • Brocha de artista
  • Imán
  • Embudo pequeño
  • Dos botellas de recolección

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Retira la mayoría de la arena negra de tu caja de esclusa con una espátula y colócala en un cubo u otro recipiente grande. Si estás usando una caja de esclusa, retira las canaletas y vacía el contenido de la alfombra en el recipiente. Si tienes concentrado que acabas de "lavar" viértelo también directamente en el cubo.

  2. 2

    En otro cubo coloca una pantalla para filtrar que tenga una malla de 1/2 o 1/4 de pulgada (un centímetro o seis milímetros) y vacía el contenido de tu recipiente directamente sobre la pantalla. Apila dos o tres tandas de material sobre la pantalla para filtrar y ve aplanando la superficie con una espátula o con la mano, para empujar las partículas más pequeñas a través de la malla de modo que las más grandes se queden. Retira la pantalla y desecha las rocas grandes.

  3. 3

    Retira esta pantalla y coloca otra con malla de calibre 8 sobre otro recipiente o cubo vacío. Vierte tres cargas a la vez, empujando la arena para que los granos más pequeños pasen a través de la pantalla. Desecha las piedras más grandes y los guijarros. Al llegar a la parte inferior de la cubeta o contenedor, utiliza un poco de agua para vaciar el concentrado restante y hacerlo pasar por la pantalla.

  4. 4

    Intercambia la pantalla de malla calibre 8 por una pantalla de malla calibre 12. Realiza el mismo procedimiento de cribado, pasando todo el concentrado que estés trabajando a través de la pantalla. Usa una lupa y unas pinzas de punta fina para sacar los granos extraños que parezcan ser pequeñas pepitas o grandes hojuelas de oro. Coloca el oro en un pedazo de papel blanco y dóblalo una vez para mantener el contenido en el interior.

  5. 5

    Cambia el filtro de malla calibre 12 por uno de malla calibre 20. Realiza la misma operación tamizando el concentrado en lotes que luego deben ser examinados con lupa para ver si contienen pepitas o finas hojuelas de oro. Busca los residuos de oro que estén aferrados a pequeños guijarros negros y transfiérelos a la envoltura de papel

  6. 6

    Examina el concentrado fino que queda después de todas las etapas de cribado. La cantidad debe haberse reducido de manera importante. Coloca el fino concentrado que queda en una batea de minería y calienta la parte inferior con un soplete pequeño de propano. Usa la espátula para mezclar el concentrado y hacer que se seque completamente. El exceso de calor hará que el oro burbujee y salpique fuera de la batea, así que procura mantener la temperatura baja de modo que te sirva sólo para secar el concentrado.

  7. 7

    Vierte el concentrado en una hoja de papel puesta sobre una superficie plana. Asegúrate de hacer esto en un interior o un área libre de viento. Utiliza la lupa y un pincel de artista para separar delicadamente cualquier hojuela o pequeña pepita de oro de la arena. Transfiere lo que encuentres al papel. Extiende bien la arena y sopla suavemente sobre ella. Esto hará que las partículas más ligeras de arena se remuevan y eliminen.

  8. 8

    Pasa un imán sobre el concentrado que quede para eliminar las partículas finas de hierro. Utiliza el pincel y una pinzas finas para recoger las partículas de oro que quedan visibles. Dobla el papel y vierte el contenido de oro en una botella de recolección a través de un pequeño embudo. Si es que te quedó algo de arena negra, vacíala en otra botella de recolección a través de un embudo y guárdala por si decides refinarla aún más mediante un proceso químico que te permita recoger cualquier resto microscópico de oro.

Consejos y advertencias

  • Durante el cribado, especialmente cuando utilices la malla de calibre 12 y 20, puedes utilizar una pequeña lámina de pan de oro para tomar el concentrado. A continuación, puedes secar todas las partículas que queden sobre la lámina.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles