Cómo secar arándanos frescos

Escrito por ava perez | Traducido por contributing writer
Cómo secar arándanos frescos

Los arándanos pueden secarse fácilmente en casa.

Alexandra Grablewski/Digital Vision/Getty Images

Los arándanos son fuentes de antioxidantes que ofrecen una gran variedad de beneficios para la salud. Estas pequeñas y ácidas bayas son famosas por su capacidad para tratar y prevenir las infecciones del tracto urinario. De acuerdo con el Instituto del Arándano, estas frutas también contienen vitaminas, fibra y fitoquímicos que contribuyen a la salud en general. Más allá de contar con estos beneficios, estas frutas son deliciosas, particularmente cuando están secas. Los arándanos secos son ideales como tentempiés, y constituyen un excelente complemento para comidas dulces y saladas por igual. El proceso de secado consume mucho tiempo, pero el resultado es delicioso y nutritivo, así que vale la pena la espera.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Tres tazas de arándanos frescos
  • Una bandeja para hornear
  • Una olla grande
  • 10 toallas de papel
  • Papel vegetal
  • Un horno
  • Recipientes de almacenamiento (de vidrio o plástico)

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Precalienta tu horno a 200 °F (93,3 °C).

  2. 2

    Selecciona arándanos firmes y maduros, y lávalos muy bien. La calidad de tu producto final depende de la calidad de los arándanos frescos.

  3. 3

    Llena tu olla con agua, aproximadamente a la mitad, y déjala hervir. Una vez hecho lo anterior, vierte los arándanos en el agua para hervirlos. Esto asegurará que mantengan su hermoso color rojo y ayudará a que se rompan.

  4. 4

    Deja remojando los arándanos hasta que su piel se rompa. La piel debe romperse correctamente o, de lo contrario, el proceso de secado tardará mucho tiempo. Mantén las bayas sumergidas hasta que todas se hayan abierto.

  5. 5

    Escurre el agua de tu olla una vez que todos los arándanos se hayan abierto. Usa tus toallas de papel para secar los arándanos, dándoles toquecitos suaves.

  6. 6

    Cubre la bandeja para hornear con varias capas de toallas de papel. Probablemente necesitarás tres capas para cubrir completamente la superficie de tu bandeja. Una vez que la capa de papel esté colocada, agrega una pieza de papel vegetal en la parte superior.

  7. 7

    Coloca los arándanos sobre el papel vegetal en una sola capa, y luego mete la bandeja en el horno precalentado.

  8. 8

    Reduce la temperatura a 150 °F (65,5 °C) y deja que los arándanos se sequen lentamente. Este proceso puede tardar hasta ocho horas. Echa un vistazo a los arándanos y sácalos cuando estén listos. Quizá quieras dejarlos por más tiempo, dependiendo de qué tan suaves o crujientes te gusten.

  9. 9

    Guarda los arándanos secos en un contenedor de vidrio o plástico sellado. Almacenadas, estas frutas pueden ser utilizarse hasta por cinco años.

No dejes de leer...

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2015 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media