Cómo servir miel con un plato de queso

Escrito por mallory ferland | Traducido por ehow contributor
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo servir miel con un plato de queso
(cheeses image by AGITA LEIMANE from Fotolia.com)

Un plato de queso puede servirse como postre o como un aperitivo dulce antes de la comida principal. La miel es la compañera perfecta para el queso ya que complemente tanto los quesos cremosos como los fuertes o agrios y combina bien con practicamente cualquier fruta. Cuando sirvas un plato con miel, puedes rociarla antes de servir o colocarla a un costado. Añadir miel a un plato de queso convertirá cualquier producto para untar en una obra de arte culinaria dulcemente pedajosa.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Un plato
  • Quesos
  • Frutas
  • Nueces
  • Miel
  • Un molde o recipiente pequeño
  • Cuchillos y tenedores para copetín

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Coloca varios quesos, frutas y nueces acarameladas en un plato. Asegúrate de dejar un poco de espacio entre cada selección. Los quesos pueden sea tanto blandos como duros, como por ejemplo, camembert, brie, roquefort, chevre (queso de cabra), gruyere y parmesano. Como frutas puedes incluir parejas cortadas, racimos de uvas, fresas y manzanas rebanadas. Si añades nueces acarameladas como las nueces mariposa o las de pecán, lograrás que el sabor dulce de la miel penetre más profundamente en el plato.

  2. 2

    Rocía la miel sobre el plato, en los espacios que dejaste libres entre cada selección de quesos y frutas. Si rocías la miel sobre el plato, los comensales podrán tomar más o menos miel a gusto. Además, el queso entrará en contacto con la miel en su base, lo que garantizará que todas las rebanadas de queso tengan al menos un poco de miel. Si prefieres, puedes rociar la miel sobre los pedazos de queso y sobre las nueces. No la rocíes sobre las frutas.

  3. 3

    Coloca tanto un cuchillo como un tenedor de copetín sobre el borde del plato o cerca del mismo. Los cuchillos de copetín son pequeños y anchos, perfectos para tomar miel adicional junto con la selección de quesos sin tener que "mojar" el queso en la miel.

  1. 1

    Prepara un plato de quesos de la misma manera que en el paso uno de la sección anterior. Sin embargo, en vez de dejar espacios en el plato para rociar con miel, deja solo un espacio más grande para colocar un moldecito o un recipiente pequeño.

  2. 2

    Rellena el recipiente pequeño con miel al menos hasta la mitad. Colócalo en el lugar que le reservaste en el plato. Dispón los quesos y las frutas que lo rodean de manera tal que abracen el recipiente.

  3. 3

    Usa tenedores de copetín (pinches pequeños de metal con dos puntas) para que sea posible tomar el queso y mojarlo en la miel. Incluye también una cuchara pequeña para que los comensales puedan rociar la miel sobre sus propios platos si así lo prefieren.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles