Qué vino servir con una lasaña de pollo con salsa blanca

Escrito por marie-pier rochon | Traducido por alejandra rojas
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Qué vino servir con una lasaña de pollo con salsa blanca
Escoge el vino perfecto para combinarlo con tu lasaña de pollo con salsa blanca. (George Doyle/Stockbyte/Getty Images)

Aunque varios pensarían instintivamente que los platillos de pollo o de pasta con salsa blanca van bien con un vino blanco, hay algunos vinos tintos que combinan casi mejor con este tipo de platillos. Combina los dos para hacer una lasaña de pollo con una salsa blanca y necesitarás un vino que complemente tanto la textura cremosa como los sabores sutiles del queso, la crema, la pasta y el pollo. Ve por un vino tinto en el invierno o para los invitados que prefieran un contraste de sabores y escoge un vino blanco en días más cálidos o para una combinación más delicada.

Otras personas están leyendo

Gamay

El gamay es un vino tinto hecho de uvas que crecen normalmente en la región Beaujolais en Francia. Es un varietal de vino muy antiguo mencionado en escrituras que se remontan a principios del siglo XIV. El rico color del gamay crea un buen contraste con tu lasaña de pollo, un contraste que lleva su propio aroma y sabores. El olor del vino tiene toques de bayas secas y cerezas agrias, mientras que su sabor normalmente muestra toques de pimienta y también grosellas negras. Beber un gamay con una lasaña de pollo blanco recuerda a la cena del Día de Acción de Gracias, donde la salsa de arándanos combina con el pavo a la perfección.

Cabernet

Otro tipo de vino tinto que seguro complementará tu lasaña de pollo es un cabernet. A menudo conocido como cabernet sauvignon, este varietal es a menudo mezclado con otras uvas como las merlot y shiraz. Algunos de los vinos más finos en Francia, California, Australia y Chile llevan cabernet como su uva básica. A menudo servido con carnes rojas, también es bueno con el pollo y las salsas blancas debido a la tendencia de desarrollar sabores ricos a grosella, pimiento rojo asado y tomate a medida que se añeja. El contraste permite la buena combinación con tu lasaña sin ser abrumadoramente fuerte.

Zinfandel blanco

El zinfandel es más a menudo encontrado como vino tinto, pero si buscas un zinfandel blanco tienes que ser consciente de que tendrá un color enrojecido, haciéndolo lucir similar al vino rosa. Este varietal de uva solamente crece en California, haciéndolo más fácil de encontrar en la mayoría de tiendas de vino en Estados Unidos. Normalmente, un zinfandel blanco mostrará los mismos sabores picantes de las bayas y los pimientos, así como el zinfandel tinto aunque atenuado a un nivel que lo hace apropiado para servir con las aves. Asegúrate de sacar el zinfandel blanco de la refrigeradora 15 a 20 minutos antes de servirlo, así puede alcanzar la temperatura correcta.

Chardonnay

Para aquellos que prefieren mantenerse del lado seguro y combinar su lasaña de pollo con un vino blanco, el chardonnay sería la mejor opción. Originalmente de la región Borgoña de Francia, el chardonnay crece en la mayoría de las regiones de vinos del mundo debido a su habilidad para resistir cualquier clima. A menudo con más cuerpo que otros vinos blancos, el chardonnay típicamente tiene ricos sabores cítricos mezclados con tonos mantecosos de vainilla, tostada quemada o coco como cuando se fermenta en barriles de roble. Debido a su textura y peso, el chardonnay es una buena combinación para el pollo y los platillos cremosos, ya que sería difícil pasarlo inadvertido.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles