Cómo asar tomates al horno

Medioimages/Photodisc/Photodisc/Getty Images

Es una buena idea asar los tomates en el horno para utilizar una cosecha al final de la temporada o sacar el máximo provecho de ellos una vez que la temporada alta haya terminado. Esto persuade la dulzura natural de los tomates y los perfumes de tu casa, además de darle una base digna a las salsas. Estos tomates los puedes mantener durante un par de días en la heladera o refrigerador, y tendrás la necesidad de guardarlos en el congelador si deseas conservarlos por más tiempo. Úsalos en los sándwiches o ensaladas, o en el puré con un poco de agua para formar una pasta y utilizarla en las salsas.

Paso 1

Calienta el horno a 375 F (191 ºC). Lava y seca los tomates.

Paso 2

Reduce la mitad de los tomates a miniatura. Quita en centro y corta los tomates en trozos grandes.

Paso 3

Coloca los tomates en un recipiente y rocíalos con aceite de oliva. Agrega las hierbas, el ajo y el azúcar, y sazona con sal y pimienta. Utiliza tus manos para remover los tomates y distribuir los condimentos.

Paso 4

Rocía la bandeja de horno con aceite en spray o la línea con papel o pergamino. Coloca los tomates en la sartén con la piel hacia abajo.

Paso 5

Asa los tomates en el horno aproximadamente de 40 a 60 minutos, o hasta que la piel luzca arrugada y ligeramente dorada. Los tomates pequeños se secarán más rápido, entonces comienza a observarlos luego de unos 30 minutos.

Más reciente

×