DESCUBRIR
×
Loading ...

Bombones de jamón serrano y queso

Julia Romero

Introducción

Hoy traigo una receta con la que puedes sorprender a tu familia o invitados, unos bombones salados de jamón serrano rellenos de queso. Además de ser muy atractivos para la vista , son deliciosos para el paladar. Un aperitivo muy fácil de preparar y con los que quedarás muy bien en cualquier celebración.

Julia Romero

Ingredientes

Jamón serrano en lonchas finas partidas por la mitad, 200 g. de queso crema para untar, Nueces troceadas (cantidad al gusto), 6-7 dátiles sin hueso, Aceite de oliva virgen Una cubitera con huecos redondos

Julia Romero

El jamón

Cortamos las lonchas del jamón por la mitad. Las lonchas deberán ser finitas, así se adaptaran mucho mejor a los huecos.

Julia Romero

Las nueces

Picamos las nueces en trozos pequeños. Podemos hacerlo con un cuchillo o con una picadora.

Julia Romero

Los dátiles

Les quitamos el hueso central y los picamos con un cuchillo o con picadora eléctrica en trozos pequeños. Si no tenemos dátiles podemos sustituirlos por pasas de uva o ciruelas secas.

Julia Romero

El queso con las nueces

Batimos un poco el queso con un tenedor y le añadimos las nueces picadas, lo mezclamos bien.

Julia Romero

Y los dátiles

Añadimos los dátiles picaditos y mezclamos para integrarlo todo.

Julia Romero

Preparamos los bombones

Untamos la cubitera con aceite de oliva dentro de los huecos. Ponemos un trozo de loncha de jamón dentro del hueco pegándola bien a los laterales dejando que sobresalga por los lados.

Julia Romero

Rellenamos

Con una cucharita vamos poniendo el queso dentro de la loncha de jamón y apretamos bien para que no queden huecos. Los cerramos con el jamón sobrante. Los tapamos con film transparente y los dejamos en el refrigerador hasta el día siguiente. También se pueden meter en el congelador una hora para que se endurezcan más y se desmolden mejor.

Julia Romero

Llega el momento de probarlos

Si los hemos metido en el congelador los sacamos y desmoldamos 30 minutos antes de su consumo. Los desmoldamos con cuidado y los servimos con la ensalada que más nos guste, lechuga, rúcula, canónigos... ¡Buen provecho!