Cómo calentar los tamales congelados

••• Jack Hollingsworth/Photodisc/Getty Images

Los tamales se sirven durante las fiestas, cumpleaños y eventos especiales y cumplen un rol en muchas culturas diferentes. Estas pequeñas joyas comestibles tienen una masa exterior y una deliciosa salsa de carne dentro. Los tamales cilíndricos a menudo vienen envueltos en hojas de maíz o plátano para que no se desmoronen al cocerlos. Los tamales normalmente se cuecen al vapor y pueden refrigerarse o congelarse. Puedes guardarlos en el congelador hasta por seis meses o más, y recalentarlos cuando quieras.

Calentar al vapor los tamales congelados

Passo 1

Coloca los tamales congelados en una vaporera. Los tamales deben estar ajustados pero no apretados, ya que las hojas de maíz se hinchan al calentarse.

Passo 2

Vierte agua en la vaporera. Pon solamente la cantidad indicada en las instrucciones de tu aparato y hazla hervir. Deja que burbujee, pero que no llegue a hervir a borbotones o chamuscarás los tamales.

Passo 3

Pon un paño viejo de cocina sobre los tamales para absorber la condensación de la tapa de la vaporera y evitar que gotee sobre ellos. Pon la tapa en la vaporera.

Passo 4

Deja que los tamales congelados se calienten al vapor durante unos 25 minutos. Apaga el calor y retira los tamales de la vaporera con unas pinzas de metal.

Recalentar los tamales congelados en el horno

Passo 1

Precalienta el horno a 350° f (176,6° C).

Passo 2

Envuelve los tamales congelados en papel de aluminio y colócalos en una asadera.

Passo 3

Pon la asadera en el horno y deja que los tamales se cocinen durante 30 minutos.

Passo 4

Retira los tamales del horno y transfiérelos del papel de aluminio a una fuente de servir.

Más reciente

×