Cómo cocinar costillas con barbacoa que se derriten en tu boca en 45 minutos usando una olla de presión

••• Hemera Technologies/PhotoObjects.net/Getty Images

Muchas cadenas de restaurantes usan las ollas de presión o algún tipo de cocción a presión para preparar costillas, pollos y otras carnes. Usar una olla a presión permite que la carne se cocine lento a fuego mínimo, dando como resultado final un producto tierno y sabroso. Puedes hacer unas costillas con barbacoa deliciosas en poco tiempo con unos pocos pasos.

Passo 1

Corta las costillas en secciones que entren en la olla. Rocía la olla con aerosol antiadherente y 1/4 de taza de agua. Cubre las costillas con una fina capa de salsa barbacoa.

Passo 2

Pon la tapa en la olla y enciende el fuego al máximo. Una vez que sientas el aire salir de la válvula, pon el regulador en la misma. Cuando el regulador comience a ventilar vapor y a sonar, comienza a contar el tiempo. Reduce el fuego un punto por vez hasta que el regulador suene tres veces por minuto. Cocina por 30 a 35 minutos. Quita la olla del fuego y déjala enfriar. Quita el regulador y asegúrate de que toda la presión haya ventilado antes de intentar quitar la tapa.

Passo 3

Quita las costillas y cepíllalas con más salsa barbacoa. Puedes querer poner las costillas en el horno a 375 grados Fahrenheit (190°C) y cocinarlas por media hora o hasta que la salsa barbacoa esté pegajosa. Sirve con ensalada de col, papas fritas y un budín de banana para el postre.

Passo 4

Las costillas o cualquier comida cocinada en la olla a presión retiene todos sus jugos naturales, vitaminas y minerales. No importa cuán dura sea la carne, puedes hacerla tierna en poco tiempo. Debido a que la temperatura del agua hirviendo se eleva a 240 grados (115°C) bajo presión, mata las bacterias y los virus.

Más reciente

×