Cómo comer las avellanas

hazelnut image by Marek Kosmal from Fotolia.com

La avellana es el fruto de los árboles y arbustos de avellano. Las avellanas, y el aceite de avellanas, son ingredientes comunes en comidas como galletas, pasteles y chocolates. Se pueden consumir crudas o asadas. Según lo afirman Lucy Gerspacher y Jim Piper, autores de "Hazelnuts and More," ("Avellanas y más"), las avellanas son ricas en hierro, calcio y proteínas, lo que las hace un agregado beneficioso a la mayoría de las dietas. Puedes comerlas simplemente pelándolas y quitándoles la piel, o asarlas.

Instrucciones

Paso 1

Quita las cáscaras de las avellanas con un cascanueces. Si deseas saltarte este paso, cómpralas peladas.

Paso 2

Envuelve un puñado de avellanas en un paño de cocina limpio y frótalas una y otra vez entre tus manos o sobre la encimera. Continúa haciendo este por dos minutos para quitar la piel de las avellanas y comerlas de esa manera.

Paso 3

Asa las avellanas precalentando el horno a 300 grados Fahrenheit (149 grados Celsius) y colocándolas sobre una placa para galletas sin untar en una capa pareja.

Paso 4

Hornea las avellanas durante 20 a 25 minutos, o hasta que estén doradas. Retira la placa del horno, usando agarraderas para evitar quemarte. Deja enfriar las avellanas antes de comerlas.

Paso 5

Guarda las avellanas sin comer en una bolsa para congelador hermética; esto las conservará hasta por 12 meses.

Más reciente

×