Cómo comer semillas de lino

No dejes que el tamaño pequeño y poco impresionante de la semilla de lino te engañe. Dentro de cada pequeña semilla hay una montaña de beneficios nutricionales. Por ejemplo, son una excelente fuente de calcio y fibra. También contienen lignanos, compuestos de plantas que se ha comprobado científicamente que previenen el cáncer. Lo que es más, contienen ácidos grasos Omega-3 para la salud del corazón. Desgraciadamente, hay una desventaja: si no se preparan correctamente, las semillas de lino no le ofrecen casi ninguna ventaja nutricional a tu organismo.

Moliendo las semillas de lino

Toma de 2 a 3 cucharadas (una porción) de semillas de lino y colócalas en el molinillo.

Muele las semillas hasta que estén completamente quebradas en fragmentos pequeños.

Cómelas inmediatamente, solas o mezcladas con la comida que quieras.

Para preparar más de una porción de semillas de lino, repite los pasos 1 y 2 de arriba y luego almacena las semillas molidas en un recipiente para alimentos opaco y con cierre hermético.

Coloca el contenedor en el refrigerador o en un lugar en el que no esté expuesto a ninguna temperatura superior a la temperatura ambiente.

Bebiendo aceite de semillas de lino

Hierve la cantidad de agua que quieras beber. Usa una proporción de 1/2 taza de agua por cada cucharada de semillas de lino.

Coloca las semillas en el agua y hiérvela durante 10 minutos, aproximadamente, o hasta que se vea claramente que el aceite ha sido extraído totalmente de las semillas.

Cuela la mezcla en una taza para quitar las semillas y espera a que se enfríe un poco antes de beberla.

Agrega algo de vinagre de manzana, azúcar o cualquier otro sabor que elijas y bébelo.

×