Cómo cultivar plantas de cera

Las hojas de color verde oscuro y los racimos de pequeñas flores con centros brillantes que producen las plantas de cera o plantas hoya, forman una combinación sorprendente. Su propagación es un proceso sencillo, y una vez que las plantas se han establecido, continúan floreciendo durante años, aunque puede pasar mucho tiempo antes de que formen las primeras flores. Esta planta puede cultivarse en interiores o al aire libre en macetas colgantes. El cuidado de una planta de cera es fácil, ya que no requiere una gran cantidad de agua o fertilizantes.

Paso 1

Haz un corte de una planta sana. El corte debe tener dos o tres nodos de hoja. Los nodos son las protuberancias en el tallo de donde emergen las hojas.

Paso 2

Quita las hojas de alrededor del nodo inferior y sumerge la parte inferior dos terceras partes del corte en el agua. Añade agua según sea necesario, hasta que el corte produzca raíces.

Paso 3

Prepara una maceta colocando varias piedras pequeñas en la parte inferior para facilitar el drenaje. Llénala con tierra.

Paso 4

Haz un hoyo en la tierra lo suficientemente amplio y profundo como para que entre el corte y sus raíces. Coloca el corte en el agujero y presiona firmemente la tierra alrededor suyo. Riega la planta completamente.

Paso 5

Coloca la maceta en un lugar luminoso. Las flores de cera necesitan cuatro horas de sol directo cada día. Deja que la tierra se seque completamente entre riegos.

Más reciente

×