Como descongelar las colas de langosta congeladas

Comstock/Comstock/Getty Images

Las colas de langosta a la parrilla, hervidas o al horno pueden hacer una deliciosa cena para un evento especial o como un lujo ocasional. Para cocinar tiernas colas de langosta, las colas congeladas deben descongelarse correctamente. La carne de langosta puede cocinarse congelada, pero esto normalmente resulta en una carne más dura. Existen varios métodos para descongelar las colas de langosta congeladas.

Descongelarlas en el refrigerador durante la noche

Paso 1

Retira el envoltorio de las colas de langosta. Colócalas en un recipiente y cúbrelas con una tapa.

Paso 2

Coloca el recipiente en el refrigerador. Deja que las colas de langosta se descongelen durante la noche. Las colas pueden tomar hasta 24 horas para descongelarse, en función de su tamaño y de la temperatura del refrigerador.

Paso 3

Comprueba la suavidad de las colas a la mañana siguiente después de colocarlas en el refrigerador. Si las colas estén tiernas, están listas para ser cocinadas. Si siguen congeladas, colócalas en el refrigerador y comprueba su ternura cada dos horas.

Descongelarlas en el refrigerador por unas horas

Paso 1

Pon las colas de langosta en una bolsa de sándwich o envuélvelas con papel film.

Paso 2

Llena un recipiente con agua fría. Coloca las colas de langosta en el agua y cubre el recipiente con una tapa.

Paso 3

Coloca el recipiente en el refrigerador o cambia el agua cada 30 minutos.

Paso 4

Comprueba la base de la cola después de una hora. Si la carne es suave, está listo para cocinarse. Si la carne está todavía dura, colócala de nuevo en agua fría. Continúa revisando las colas con incrementos de media hora.

Más reciente

×