Cómo distinguir la cicuta venenosa

••• Ryan McVay/Stockbyte/Getty Images

La cicuta venenosa, también conocida como cicuta o cicuta manchada, es una planta venenosa muy común en América del Norte. Como esta planta es tan común, es importante que puedas distinguirla para evitarla a toda costa. He aquí lo que debes buscar.

Passo 1

Conoce el hábitat de la cicuta venenosa natural de América del Norte. A menudo se ve a lo largo de las cercas, los caminos y cunetas y en los campos o cerca de los basurales. Prefiere crecer en lugares con suelo húmedo.

Passo 2

Observa la altura de la planta. La cicuta venenosa es bastante alta, llega a medir entre 1,5 y 2,5 metros de altura y además tiende a permanecer erecta.

Passo 3

Mira los tallos. Los tallos de la cicuta venenosa son lisos sin pelos ni pelusa y son de color verde. También son huecos y ramificados. Además, tienen manchas de color púrpura, que se encuentran más frecuentemente cerca de la parte inferior de los mismos.

Passo 4

Toma nota de las hojas. Las de la planta de cicuta venenosa están bien divididas y son groseramente dentadas. Miden aproximadamente 50 cm de largo y 40 cm de ancho. A veces, se dice que las hojas se parecen a las de un helecho.

Passo 5

Presta atención a los racimos de flores blancas de las plantas de cicuta venenosa. Cada una presenta cinco pétalos y las flores en sí mismas miden aproximadamente 10 a 15 cm de diámetro.

Passo 6

Mira la raíz de la planta. La raíz de la cicuta venenosa puede ser blanca o amarillenta. También es carnosa y sin ramas. Se la denomina raíz pivotante simple.

Passo 7

Huele la planta. La cicuta venenosa tiene un olor acre y similar al del ratón.

Más reciente

×