Cómo germinar avena

Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Los granos integrales ya son considerados nutritivos, pero si los germinas, tienen aún más ventajas nutricionales. Los granos germinados ofrecen vitamina B y proteína, según "Los Angeles Times". El proceso de germinación en sí, libera oligoelementos y vitaminas y le da a los granos un sabor parecido a las nueces. Para germinar fácilmente tu propia avena en casa para un desayuno enérgico, compra granos desvainados de avena en la tienda de comida saludable.

Paso 1

Vierte 2 tazas de granos desvainados de avena en una olla grande. Estos son granos enteros de avena, a diferencia de la avena procesada que compras en cajas. Estos granos son largos y se parecen al arroz. También son diferentes de los cortados con acero, que son procesados y cortados. La mayoría de las tiendas naturistas venden este tipo de granos por peso.

Paso 2

Cubre los granos de avena con agua fría hasta que estén al menos 2 pulgadas (5 cm) debajo del agua. Tapa la olla y déjalos durante la noche.

Paso 3

Escurre el agua con un colador y añade agua fresca. Repite el proceso dos o tres veces por día durante tres días. Esto evita que se formen hongos o bacterias.

Paso 4

Busca colas de media pulgada (1,25 cm) que estén creciendo de los granos. Estas colas son los brotes creciendo en tus granos de avena. Una vez que tengan ese largo puedes dejar de germinarlos.

Paso 5

Almacena los granos de avena en un recipiente de vidrio con tapa en el refrigerador. Come los granos crudos o muélelos en la licuadora para hacer tu propio pan germinado.

Más reciente

×