Cómo usar la grasa blanca de litio

metal image by Ruta Saulyte from Fotolia.com

Hay una variedad de lubricantes disponibles en el mercado que puedes usar en casa, en tu negocio y quizá hasta en el auto o el bote; pero ninguno es tan efectivo como la versátil grasa blanca de litio. Cuando algo cruje, se pega o se atasca; ten por seguro que este compuesto será de gran ayuda. La grasa de litio es fácil de aplicar y muy segura en cualquier metal . Dura mucho, no salpica, no se derrite, no chorrea. No se deslava ni tampoco se congela. Para reducir la fricción y proteger tus metales de la oxidación, no dudes en usar un poco.

Paso 1

Utiliza la grasa de litio cuando tengas contacto de metal sobre metal. Es fácil de conseguir en las ferreterías --encontrarás muchas marcas-- y la mayoría viene en latas con aerosol para una aplicación cómoda.

Paso 2

Mueve las partes afectadas para acceder adecuadamente a las zonas afectadas. Remueve las piezas mecánicas cuando apliques la grasa.

Paso 3

Rocía la grasa de litio donde creas necesario hacerlo (en cualquier sitio en que el metal tenga contacto con más metal). Asegúrate de cubrir salientes y rellenar huecos.

Paso 4

Deja que la grasa se seque. Una vez que lo haga brindará protección y excelente lubricación.

Paso 5

Reemplaza las partes dañadas y disfruta de la acción duradera de la grasa blanca de litio. Después lava tus manos con un desengrasante.

Más reciente

×