Cómo hacer té de jengibre y limón

Además de ser una bebida caliente deliciosa y libre de cafeína, el té de jengibre y limón es un remedio natural para los resfriados y las enfermedades relacionadas. Acurrúcate con una taza ante el primer signo de congestión, y la bebida caliente así como su vapor aclararán tus senos nasales, aliviarán tu garganta y probablemente eliminen otros síntomas.

Pon un poco de agua en una tetera para hervir. Mientras se calienta, puedes preparar el resto de los ingredientes.

Prepara el jengibre. Córtalo en rodajas finas o rállalo hasta dejarlo en finas partículas (el jengibre rallado hace un té más fuerte, especialmente si no lo cuelas). Pon una cucharada de jengibre en tu taza.

Corta un limón a la mitad. Exprime las dos mitades en un tazón pequeño y recoge o cuela las semillas.

Vierte el agua caliente sobre el jengibre y déjalo reposar durante cinco o diez minutos.

Cuélalo o quita el jengibre si no deseas tragar las partículas y sazónalo a gusto con miel o con jugo fresco de limón.

Más reciente

×