Cómo marinar costillas con jugo de naranja y salsa barbacoa

Jupiterimages/Comstock/Getty Images

La mezcla de jugo de naranja con salsa de barbacoa forma un adobo dulce y picante para las costillas de cerdo. Utiliza tu salsa de barbacoa favorita y agrega jugo de naranja para tiernizar la carne y añadir sabor. Si la mezcla no es lo suficientemente fuerte y picante para tu agrado, incorpora 1/4 taza de jugo de limón. Marina las costillas durante ocho horas en el refrigerador y cocínalas lentamente a fuego lento.

Paso 1

Quita la membrana de la parte posterior de las costillas. Aflójala deslizando el cuchillo debajo de un borde. Toma el borde suelto y quita toda la membrana. Este paso es opcional, pero si lo haces las costillas se comen más fácilmente y los sabores penetran mejor en la carne.

Paso 2

Sazona las costillas con sal y pimienta. Colócalas en una bolsa de plástico grande.

Paso 3

Mezcla la salsa de barbacoa con jugo de naranja. Vierte el adobo sobre las costillas y distribúyelo para asegurarte de que las costillas están cubiertas. Exprime el aire fuera de la bolsa y séllala.

Paso 4

Coloca las costillas en el refrigerador hasta un lapso de ocho horas o durante toda la noche.

Paso 5

Calienta previamente el horno a 250 grados Fahrenheit (121,11 grados Celsius).

Paso 6

Coloca las costillas en una fuente para horno. Vierte el adobo sobre ellas. Cubre el recipiente con papel aluminio y cocínalas a 250 grados F (121,11 grados Celsius) durante unas tres horas. Las costillas estarán tiernas y los huesos sueltos cuando estén listas.

Más reciente

×