Cómo obtener extracto de jengibre

••• Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

El jengibre ha sido usado durante miles de años en la cocina de la región del sudeste de Asia, y se ha convertido en un agregado favorito de muchos productos horneados y platillos en Europa desde hace cientos de años. No obstante, las propiedades del jengibre no solo son ideales para cocinar, sino que también pueden ayudar con los problemas digestivos o para tratar los virus. Obtener extracto de jengibre a través de aceite crea un líquido de olor fuerte que puede usarse en aplicaciones tópicas para tratamientos de afecciones con hierbas o para agregar sabor y aroma a las comidas.

Passo 1

Enjuaga el jengibre con agua fría y frótalo con tus dedos para quitar la tierra y la suciedad.

Passo 2

Pela los trozos de jengibre, rompiéndolos si es necesario para tener más fácil acceso. Colócalos sobre la tabla de cortar y córtalos en rodajas finas, de aproximadamente 1/8 pulgada (3 mm) de espesor.

Passo 3

Coloca las rodajas de jengibre en la cacerola pequeña en una capa pareja. Vierte el aceite hasta cubrir por completo las rodajas por 1/8 pulgada (3 mm).

Passo 4

Coloca la olla sobre la hornilla y enciende el quemador a fuego medio-bajo. Controla el aceite muy bien y mantén la temperatura cuando comience a formar pequeñas burbujas.

Passo 5

Deja calentar el aceite por 24 horas para asegurarte de extraer la mayor cantidad posible de la raíz.

Passo 6

Coloca la tela de quesería, doblada dos veces, sobre el bol pequeño y vierte la sustancia aceitosa en ella. Levanta la tela, que contiene las rodajas, y deja escurrir el exceso de aceite en el bol antes de tirarlas.

Passo 7

Agrega 1 o 2 cucharaditas de extracto de semillas de pomelo por cada taza de aceite para asegurarte de que durará más tiempo. Revuelve bien para mezclar.

Passo 8

Vierte el aceite en el frasco y cierra bien la tapa. Guarda en un lugar seco, fresco y oscuro, como una despensa.

Más reciente

×