Cómo hacer pintura comestible no tóxica para niños

Brand X Pictures/Brand X Pictures/Getty Images

Si la piel de tu hijo se irrita por las pinturas comerciales, no lo disuadas de pintar con las manos en el momento. Haz tu propia pintura de dedos no tóxica con los objetos cotidianos que se encuentran en tu cocina. En menos de 30 minutos puedes preparar una base lisa para que el niño le añada el color que desee. Debido a que tú eres el responsable de lo que vas a hacer, sabrás exactamente qué ingredientes entrarán en contacto con la piel de tu hijo, así como lo que se meterá en la boca si decide limpiar sus dedos antes de comenzar con un nuevo color.

Pintura con harina

Paso 1

Mezcla 1 taza de agua con 1 taza de harina en una cacerola a fuego medio. Añade 3 tazas de agua poco a poco a la mezcla, batiendo hasta que quede suave.

Paso 2

Bate continuamente hasta que la mezcla comience a burbujear y a espesar después de cinco a 10 minutos. Disminuye la temperatura pero sigue batiendo un minuto más.

Paso 3

Apaga el fuego. Coloca la olla a un lado en un quemador sin uso, y deja que la mezcla se enfríe por completo.

Paso 4

Transfiere el contenido de la olla de manera uniforme en el número deseado de tazones.

Paso 5

Añade una gota a la vez de diferentes colorantes para alimentos en cada plato. Mezcla bien para incorporar el color uniformemente por toda la mezcla.

Pintura con maicena

Paso 1

Mezcla 1/2 taza de maicena, 3 cdas. de azúcar, 1/2 cdta. sal y 2 tazas de agua fría en una olla pequeña.

Paso 2

Cocine a fuego lento durante 10 a 15 minutos. Revuelve constantemente con una cuchara hasta que la mezcla se vuelva lisa y clara.

Paso 3

Apaga el fuego una vez que la mezcla se espese. Coloca la olla a un lado en un quemador sin uso, y deja que la mezcla se enfríe por completo.

Paso 4

Divide la mezcla en partes iguales entre el número deseado de tazones.

Paso 5

Añade gota a gota diferentes colorantes para alimentos en cada plato. Mezcla bien para incorporar el color uniformemente por toda la mezcla.

Pintura que no se cocina

Paso 1

Vierte 2 tazas de agua en un tazón grande.

Paso 2

Agrega 2 tazas de harina poco a poco en el recipiente con agua. Revuelve constantemente a medida que agregues la harina.

Paso 3

Agita la mezcla de la harina y agua hasta que se vuelva lisa. Colócala de manera uniforme en el número deseado de tazones.

Paso 4

Añade gota a gota diferentes colorantes para alimentos en cada plato. Mezcla bien para incorporar el color uniformemente por toda la mezcla.

Más reciente

×