Cómo podar un Árbol de Jade

Ryan McVay/Lifesize/Getty Images

Originario de Sudáfrica, el árbol de jade se ha cultivado como planta de interior durante más de 100 años; crece fácilmente en macetas y en como un arbusto de jardín en climas templados, como el de California o Nevada. Al igual que todas las plantas suculentas, almacena agua en las ramas y en las hojas por lo que no necesita mucha agua. Para crecer, tu árbol de jade requiere una luz suficiente, temperaturas relativamente constantes y una dosis ocasional de alimento para cactus. Si tu planta obtiene estas cosas, eventualmente crecerá tanto que tendrás que podarla. Este es un procedimiento simple y lo que es mejor, puedes podar los crecimientos que cortaste para iniciar nuevas plantas.

Paso 1

Inspecciona la base y las ramas de tu árbol de jade para determinar si hay alguna parte que no está saludable, caída o marchita. Si notas alguna de estas características, deberás podar estas partes ya que afectarán la salud general de la planta.

Paso 2

Identifica las ramas saludables que deseas podar y cultivar como esqueje. Ten en cuenta que necesitarás podar hasta el nodo (el sitio donde emergen las hojas de las ramas) y que en la mayoría de los casos emergerán uno o dos brotes de la zona cortada.

Paso 3

Usa las tijeras de podas para cortar los crecimientos identificados en los pasos anteriores.

Paso 4

Quita los esquejes saludables, ponlos en una toalla de papel y déjalos durante toda la noche hasta que hayan desarrollado un callo en la parte inferior. En este punto, puedes plantar los esquejes en un suelo para cactus o en una mezcla de tierra para macetas y arena en una proporción de 4 a 1.

Paso 5

Desecha todos los otros esquejes en la basura o en la compostera. Limpia las hojas caídas o la suciedad que se haya producido como resultado de la poda.

Más reciente

×