Cómo hacer pollo frito en una sartén

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Hay tantas maneras de cocinar pollo, pero si no lo haces bien puede fácilmente salir seco, sin sabor o completamente grasiento. Freír pollo en una sartén es una alternativa saludable a la fritura, y tarda menos tiempo que la cocción en el horno. Elige tu marinada preferida y fríe el pollo para que quede perfectamente crujiente y húmedo.

Paso 1

Utiliza el cuchillo para quitar la grasa y cualquier hueso de tus pechugas de pollo.

Paso 2

Seca las pechugas de pollo con una toalla de papel y rocíalas con sal y pimienta, frotándolas suavemente en el pollo. Agrega el condimento para pollo o cualquier otra cosa que desees utilizar para sazonar el pollo.

Paso 3

Añade dos cucharadas de mantequilla a tu sartén de teflón o de hierro fundido y pon el fuego en medio.

Paso 4

Posiciona tu pollo en la sartén cuando se haya derretido la mantequilla.

Paso 5

Comprueba el pollo después de tres minutos. Cuando el pollo se vea un poco dorado, dale la vuelta con una espátula.

Paso 6

Cocina el pollo durante cinco minutos del otro lado. Puedes bajar el fuego si se pone demasiado marrón.

Paso 7

Pon un termómetro para aves en la parte más gruesa de una de las pechugas de pollo para ver si esta hecha. El pollo debe estar entre 160 y 170 grados Fahrenheit (71 o 76 grados centígrados). No cocines demasiado el pollo o se pondrá seco y duro.

Paso 8

Quita tus pechugas de pollo de la sartén y sírvelas.

Más reciente

×