Cómo quitar lo salado del jamón campestre

Ablestock.com/AbleStock.com/Getty Images

La refrigeración ha cambiado el modo en que se preparan las carnes curadas. Los jamones y tocinos modernos utilizan mucha menos sal que sus antecesores, ya que el producto final está pensado para ser refrigerado. Una excepción es el jamón campestre o de Virginia o serrano, un producto a la antigua como ninguno en el mercado. Estos jamones son curados en seco como antaño con abundante sal y luego colgados a secar. Desalar una de estas obras maestras tradicionales requiere tiempo, pero no mucho esfuerzo.

Paso 1

Enjuaga el jamón en agua corriente fría. Usa un cepillo de cerdas duras si es necesario, para eliminar el moho de la superficie. Esto es normal en un jamón serrano y no es dañino. Coloca el jamón en una olla grande y cúbrelo con agua fresca y fría. Refrigéralo durante la noche o un máximo de 36 horas. Cambia el agua al menos una vez si lo remojas durante más de un día.

Paso 2

Retira el jamón del refrigerador y vierte el agua. Vuelve a llenar la olla con agua fresca y ponla en la estufa. Llévala a hervor suave sobre fuego moderado y cocina el jamón hasta que la temperatura interna sea de 160 a 165° F (71 a 74° C), medida con un termómetro para carnes. Esto toma aproximadamente cuatro horas para un jamón de 10 libras (4,54 kg).

Paso 3

Escurre el agua del jamón. Recorta la grasa en exceso si lo deseas. Hornéalo según tu receta favorita o rebánalo para freírlo.

Más reciente

×