Cómo restaurar el brillo de un fregadero de acero inoxidable

Stainless Steel Sink image by Hedgehog from Fotolia.com

Cuando colocas un fregadero de acero inoxidable nuevo, con su superficie resplandeciente, en la cocina, el baño o el área del bar, este elemento se destaca como un punto focal brillante que no puedes dejar de observar y admirar. Sin embargo, con el tiempo, puede volverse opaco y deslucido a causa de las acumulaciones o el uso de productos de limpieza inadecuados, lo que resulta en una distracción poco atractiva para residentes y visitas. Puedes restaurar el acabado brillante de un fregadero con un poco de esfuerzo y algunos productos de uso doméstico que son seguros para usar en superficies de acero inoxidable.

Paso 1

Vierte 1/2 cucharadita de detergente líquido suave en una esponja no abrasiva y frota bien las diferentes áreas del fregadero para eliminar la suciedad y las partículas de alimento de las superficies.

Paso 2

Enjuaga la superficie del fregadero con un chorro de agua caliente del grifo o usa entre 3 y 4 tazas de agua caliente para eliminar el detergente por completo.

Paso 3

Vierte 1/2 taza de vinagre blanco en un bol o recipiente y humedece un paño con el producto. Limpia todas las áreas del tazón del fregadero con el paño.

Paso 4

Espolvorea 1/2 taza de bicarbonato de sodio sobre las superficies del fregadero y frota con una esponja no abrasiva o un paño limpios. Coloca la esponja o el paño bajo el grifo y agrega más agua si se forman grumos en el bicarbonato de sodio mientras limpias.

Paso 5

Enjuaga la superficie del fregadero con un chorro de agua caliente del grifo o usa entre 3 y 4 tazas de agua caliente. Seca con una toalla limpia para evitar la formación de manchas de agua.

Paso 6

Aplica unas gotas de aceite de oliva o de bebé en una toalla de papel y frota todas las superficies del fregadero para dejarlas brillantes. De ser necesario, agrega más aceite a la toalla para pulir bien todo el fregadero.

Más reciente

×