Cómo hacer salsa de mantequilla

Butter image by Cornelia Pithart from Fotolia.com

Un plato de salsa de mantequilla en la mesa hace que todas las comidas sean elegantes y no hay motivos para limitar su uso a la langosta o el cangrejo. Los espárragos, los frijoles verdes, el brócoli y otros vegetales también disfrutan del sabor que les otorga la salsa de mantequilla tibia y derretida. Si bien algunos chefs podrían disentir, esta salsa es, en esencia, similar a la mantequilla clarificada, que se usa mucho en la cocina india y del medio oriente.

Derrite 1 libra de mantequilla en la sartén a una temperatura baja-media y haz que la mantequilla derretida hierva lentamente.

Retira la espuma con una cuchara y bótala. Al cabo de unos pocos minutos, los sólidos de la leche se separarán del aceite y se hundirán en el fondo. La mantequilla clarificada está lista cuando el aceite está limpio y adopta un color dorado.

Permite que la mantequilla se enfríe. Luego retira los sólidos lácteos y viértelos en un plato hondo a prueba de calor. También puedes tamizar la mantequilla con una zaranda de malla fina o con unas pocas capas de estopilla. Descarta los sólidos lácteos.

Con la ayuda de un cucharón coloca la salsa de mantequilla en tazas individuales. Hay platos especialmente diseñados con una vela o una llama que ayudan a mantener caliente la mantequilla clarificada durante toda la comida.

Más reciente

×