DESCUBRIR
×
Loading ...

Siete sopas simples

Bill Boch/FoodPix/Getty Images

Introducción

Las sopas son una excelente manera de mantener la temperatura adecuada cuando el clima es frío, además son sorprendentemente fáciles de preparar. El paso básico para una sopa es el caldo, que se puede cocinar con carne a fuego lento o verduras y agua. Al agregar los diferentes ingredientes y sabores, las sopas son algunos de los platos más versátiles, palabras que Chef James Peterson sugiere en su libro "Sopas exquisitas: recetas y técnicas maestras para preparar la mejor del mundo" (Splendid Soups: Recipes and Master Techniques for Making the World's Best Soups).

Eising/Photodisc/Getty Images

Sopa de cebolla, estilo francés

A Peterson le gusta dar a la sopa clásica de cebolla un toque especial utilizando caldo de pavo en lugar del tradicional sabor a carne. También es una gran manera de utilizar el sobrante de las comidas navideñas. Dora las cebollas con mantequilla y añade el caldo. Cocina los ingredientes mezclados, añadiendo más caldo hasta que se cuezan a fuego lento. Sirve la sopa en un bol, añade el queso, un pedazo de pan tostado y más queso. Hornea todo a 400 °F ( 200 °C). Saca el recipiente del horno, una vez que el queso se vea dorado.

Simon Watson/FoodPix/Getty Images

Sopa de verduras

Las verduras cocidas a fuego lento hacen la sopa perfecta. Toma todos los vegetales que tengas disponibles, como col, cebolla, apio, zanahoria, berza, patatas, pimiento en rodajas y espinacas. Cocínalas a fuego lento con caldo de pollo. Agrega cada vegetal según su tiempo de cocción. Entre más densa la consistencia del vegetal te parezca, más tiempo se tardará en cocinar, así que comienza con las zanahorias y la col repollo. Ve agregando las demás verduras como la espinaca. También puedes añadir frijoles y pasta. Sirve la sopa con pan crujiente y una cucharada de pesto, salsa de ajo, albahaca y aceite de oliva.

Bill Boch/FoodPix/Getty Images

Avgolemono

Esta sopa deliciosa de estilo griego se hace con huevos y limón. Avgolemono es el nombre en griego que indica la mezcla huevo-limón. Mezcla un litro de caldo, perejil finamente picado y el jugo de tres limones, dos huevos batidos y arroz. Después, cocina los ingredientes a fuego lento en la estufa. Asegúrate de que los huevos no cuajen, según recomienda Peterson.

Alexandra Grablewski/Lifesize/Getty Images

Sopa de almeja

Cocina almejas con caldo de pescado a fuego lento, vierte agua y un manojo de hierbas. Cuando se abran las almejas, retíralas con una espumadera y cuela el líquido para atrapar las partículas finas. Agrega al líquido un poco de tocino, cebollas, papas a la crema, almejas, sal y pimienta. Al final agrega crema entera de leche, perejil y cebollino.

Heath Robbins/The Image Bank/Getty Images

Calabaza de invierno

Tuesta la calabaza para que sea fácil de quitarle la piel, córtala en trozos y colócala dentro de una olla con caldo, nata y hierbas. Cocina a fuego lento y luego cuela el caldo para eliminar la pulpa o utiliza una batidora de mano para hacer puré. Al terminar agrega un poco de crema.

Lisa Romerein/The Image Bank/Getty Images

Tomate

Para hacer la sopa de tomate más simple, corta finamente los tomates frescos. Sazónalos con sal y pimienta. "No habrá mucho líquido cuando agregues la sal al tomate", dice Peterson. No hay necesidad de añadir caldo o hacer puré con los tomates si los ha picado finamente, indica el autor. Sirve la sopa fría o cocínala a fuego lento con crema y algunos cubos de tocino.

George Coppock/Photolibrary RM/Getty Images

Puerro y patatas

Corta las patatas y los puerros en rebanadas, luego cocínalos a fuego lento en una olla con agua durante unos 20 minutos hasta que los ingredientes estén blandos. Hazlos puré y añade nata con mantequilla. Esta sopa puede cambiar su carácter, al momento de agregarle cualquier otro vegetal a la olla y cocinarla a fuego lento. Intenta agregar guisantes congelados, brócoli, zanahorias, espinacas o acedera, dice Peterson. Sirve con pan francés crujiente y agrega una cucharada de crema o de mantequilla.