Cómo tostar y comer semillas de calabaza

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Las semillas de la calabaza son planas y de un color verde oscuro y contienen tanto propiedades dietarias como medicinales; forman parte de la familia Cucurbitaceae y se producen generalmente durante todo el año, con un pico en el otoño. Aunque puedes comerlas crudas, tostarlas realza el sabor natural de las semillas y les brinda un sabor crujiente.

El tostado

Separa las semillas de la calabaza de la pulpa al introducir tus dedos a través de la pulpa y extraer las semillas.

Quita el exceso de pulpa al colocar las semillas en el colador y enjuagarlas suavemente con agua. Deja que se sequen.

Prepara una bandeja para horno con un espray para cocinar o con una pátina fina de manteca. También puedes colocar una hoja de papel de cera a lo largo de la bandeja. Coloca las semillas, esparciéndolas de forma pareja. Si lo deseas, agregále sal o aceite de oliva para añadirle un sabor adicional.

Cocina las semillas a 375 F por 20 minutos o hasta que obtengas un color dorado y sean difíciles de tocar. Sepáralas antes de comer para que se enfríen.

Comerlas

Puedes comerlas con su cáscara o puedes quitarles la cáscara.

Quítales la cáscara al colocar tu dedo anular y tu dedo índice alrededor de la base de la misma.

Coloca la punta de la semilla entre tus dientes frontales y muérdela suavemente para romper la cáscara a la mitad; podrá verse la semilla adentro.

Haz palanca en la cáscara de la semilla usando tus dedos. ¡Y disfruta!

Más reciente

×