Cómo utilizar agave en una receta para mermelada

••• Jupiterimages/Brand X Pictures/Getty Images

El néctar de agave se ha vuelto una alternativa a otros endulzantes, en particular los artificiales, en muchas recetas. Es muy popular entre diabéticos debido a su bajo índice glucémico y entre los que comen alimentos crudos debido a que cocina a temperaturas bajas. El néctar proviene de la planta de agave mejor conocida como la planta que se usa para hacer tequila. Algunos creen que sabe mejor y menos áspero que otros endulzantes. Seguir estos sencillos pasos te permitirá hacer una deliciosa mermelada con néctar de agave.

Hacer mermelada de agave

Passo 1

Elige el tipo de néctar de agave, a veces llamado sirope de agave, que quieres utilizar en la receta. Las variedades más oscuras tendrán un gusto más fuerte, mientras que las más claras tendrán un sabor similar al azúcar o a miel suave.

Passo 2

Elige el tipo de fruta de la que quieres hacer mermelada. Las frutas más dulces, como las fresas, necesitarán menos néctar de agave. Lava, limpia y pela la fruta. Corta las frutas grandes en pedazos.

Passo 3

Coloca la fruta en la olla y agrega el néctar de agave a la dulzura que deseas. Éste es más dulce que el azúcar, así que utiliza unos 3/4 de la cantidad de néctar que normalmente pondrías de azúcar al hacer mermelada. Cocina la mezcla sobre un fuego medio y revuelve ocasionalmente, hasta que la mezcla hierva y la fruta esté muy blanda. Agrega la bolsa de pectina y machaca la fruta hasta que la pectina esté mezclada y la mermelada esté suave y espesa. Retira del fuego.

Passo 4

Enfría la mezcla un poco. Agrega la mermelada a los frascos y sigue tu método de conserva favorito. Si planeas refrigerar o congelar la mermelada, la conservación es innecesaria.

Más reciente

×