Cómo hacer conservas de arándanos

Cada año en abril y octubre se cosechan los arándanos estadounidenses. Esta fruta azul y dulce puede ser usada en un sinnúmero de formas durante todo el verano. Pero, a medida que la estación termina, puede ser que te encuentres deseando que los dulces sabores del verano continúen durante todo el año. De eso se trata justamente usar los arándanos frescos para hacer conservas.

None

Lava y esteriliza los recipientes y las tapas. Si tu lavaplatos tiene un ciclo de esterilización, lo puedes usar. Si no tienes un lavaplatos, lava los recipientes y las tapas con agua caliente con jabón. Enjuágalos en agua hirviendo por 10 minutos. Déjalos en el agua caliente o en el lavaplatos hasta que los debas usar.

Lava y ordena los arándanos. Quítales cualquier rastro de hojas o tallos. Descarta los arándanos con hongos o podridos.

Haz un puré de arándanos. Puedes ponerlos en un tazón y pisarlos con un pisa puré o puedes usar la procesadora.

Mezcla la pectina con 1/4 de taza de azúcar.

Coloca los arándanos con la mezcla de pectina en una olla sobre el fuego. Agrega el agua y el jugo de limón.

Haz que la mezcla hierva. Revuelve con frecuencia para evitar que se queme o chamusque.

Agrega el resto del azúcar a la mezcla hirviendo. Permite que vuelva a hervir y déjala por un minuto.

Llena los recipientes con la conserva. Deja un espacio de 1/4 de pulgada en la parte de arriba.

Usa un paño limpio para limpiar cualquier resto de mermelada que haya quedado en el borde del frasco.

Coloca las tapas y los anillos de los recipientes. Ajusta los anillos.

Pon agua a hervir en una olla grande. Coloca los frascos dentro del agua hirviendo. Asegúrate de que las tapas de los frascos estén tapadas al menos por 2 pulgadas de agua. Hiérvelos por cinco minutos.

Sácalos del agua hirviendo. Colócalos en un área tranquila de la cocina sin que se toquen entre sí. Déjalos enfriar.

Para almacenarlos ponlos en un armario o en la alacena.

×