Cómo utilizar plástico negro en un huerto

••• Martin Poole/Digital Vision/Getty Images

Cultivar frutas y vegetales en tu propio huerto puede ser muy gratificante. Puede ser a su vez desafiante, especialmente cuando intentas mantener a tus plantaciones libres de malas hierbas. Afortunadamente, la tela antigerminante negra se encuentra disponible fácilmente en la mayoría los centros de jardinería y su uso es una forma de reducir el tiempo que dedicas a desherbar tu cama de siembra. No sólo ayuda a desalentar el crecimiento de malas hierbas, sino que también ayuda a conservar la humedad de la tierra, lo que significa que tendrás que regar menos. Puedes usar la tela en tu huerto de la siguiente manera:

Passo 1

Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Elige un área del jardín para tu cama de siembra. Mantenerla a un tamaño manejable es una buena idea; ya que si la haces demasiado grande puedes tener difícil acceso individual a las plantas, en caso de tener que quitar pestes y añadir fertilizante. ¡También asegúrate de que sea un área de abundante sol, de lo contrario tus plantaciones vegetales no crecerán en abundancia, sin importar cuantas hierbas malas ahuyentes!

Passo 2

Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Añade abono al área de cultivo. Si tienes tu propia pila de abono, úsala; de lo contrario compra bolsas de abono o estiércol seco de vaca en un centro de jardinería local y trabájalo en la tierra con una pala jardinera. Si mejoras la tierra, logras maravillas en las plantas y la producción.

Passo 3

Martin Poole/Digital Vision/Getty Images

Riega el área de cultivo con una manguera de jardín. Luego coloca la primer lámina de tela antigerminante y asegúrala con rocas o piedras. Añade más láminas hasta que el área de cultivo se encuentre totalmente cubierta con la tela antigerminante. Asegúrate de que las láminas no se superpongan para que las malas hierbas no broten entre ningún hueco.

Passo 4

Hemera Technologies/Photos.com/Getty Images

Corta agujeros de 6 pulgadas (15,3 cm) en la tela antigerminante donde vas a plantar tus frutas y vegetales. Cava hoyos para las plantas y añade un poco de tu fertilizante de liberación lenta preferido en el hoyo de la plantación antes de colocar las plantas.

Passo 5

Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images

Perfora agujeros pequeños en la superficie del plástico con los dientes del bieldo. Esto permitirá que el agua de lluvia y de los rociadores penetren la tela antigerminante y alcance la tierra para que irrigue las plantas.

Passo 6

NA/PhotoObjects.net/Getty Images

Cuando el cultivo esté terminado, sujeta el plástico en todos los lados con más piedras. Si la tela antigerminante no se sujeta firmemente, el viento puede arrancarla con facilidad, arruinar todo tu trabajo duro y una vez más dejar la tierra vulnerable para que las malas hierbas crezcan de forma desenfrenada.

Más reciente

×