Cómo hacer vidrio de caramelo

El vidrio de caramelo, también conocido como cristal de azúcar, es una mezcla de azúcar, agua y jarabe de maíz que puede utilizarse para simular vidrio en las películas, fotografías y obras de teatro. Además de que es mucho menos probable que cause lesiones como el vidrio real, se rompe de manera convincente, por lo que es una excelente opción para hacer trucos. Ya que el vidrio de caramelo es comestible, se utiliza también para decorar postres o comerlo solo. En este caso, generalmente se usan colorantes y saborizantes.

Mezcla el azúcar, el jarabe de maíz y el agua en una olla mediana, revolviendo bien. Sujeta el termómetro para caramelo a un lado de la olla asegurándote de que la punta esté profundamente sumergida, pero sin tocar el fondo.

Calienta la mezcla a fuego medio-alto. No es necesario revolver. Espera a que el termómetro alcance los 290 a 300 grados, que es la etapa en que comienza a alcanzar la temperatura máxima antes de convertirse en caramelo.

Mientras esperas, rocía la bandeja de horno ligeramente con aerosol antiadherente o aplica una capa muy delgada de aceite o manteca. Si estás utilizando aceite o manteca, coloca aproximadamente 1 cucharadita directamente en la bandeja, luego usa una toalla de papel para extenderla de manera uniforme.

Rápidamente vierte el colorante y el saborizante, y revuelve sin retirar la olla del fuego.

Inmediatamente vierte la mezcla en la bandeja. Deja que repose a temperatura ambiente hasta que dura.

Corta o rompe el caramelo en los tamaños y formas que desees. Para decorar postres puedes arrojar la bandeja al piso desde la altura de tu cintura y así crear fragmentos. Puedes cubrir el piso con papel de cera para mantenerlo limpio, al igual que al caramelo.

Más reciente

×