Cómo hacer yogur griego y ahorrar dinero

••• Jupiterimages/Pixland/Getty Images

Aunque es diferente en apariencia, textura y sabor, el yogur griego está hecho con los mismos ingredientes que el estilo tradicional. Esencialmente es una forma concentrada de yogur simple, pero el griego es más espeso, seco y nutritivo. Ya que los yogures griegos requieren más leche para hacer el producto final, el precio tiende a ser más alto. Haz el tuyo para ahorrar dinero en tus gastos semanales de comestibles. El yogur casero tiene un sabor dulce, cremoso y te permite controlar la espesura del producto final.

Passo 1

Derrama un cuarto de galón (1.14 litros) de leche entera en una sartén. Pon la sartén en la estufa a temperatura media o alta y deja que la leche hierva.

Passo 2

Quita la sartén de la estufa. Monitorea la temperatura de la leche con un termómetro. Reduce la temperatura a 110 o 115 grados Fahrenheit.

Passo 3

Bate 1/2 taza de yogur con la leche caliente o usa un paquete de yogur con cultivos activos.

Passo 4

Derrama la mezcla de yogur en un termo y envuélvelo con una toalla. Pon el termo en un sitio con sol para mantener la temperatura a unos 100 grados Fahrenheit. Permite que el termo descanse imperturbable hasta que el yogur se espese, esto puede durar entre seis a diez horas.

Passo 5

Forra un tamiz con filtros de café. Ponlo dentro del tazón para mezclar. La parte inferior del tamiz tiene que estar suspendida a por lo menos una pulgada (2.54 cm) encima de la parte inferior del tazón.

Passo 6

Derrama el yogur en el tamiz y déjalo en el refrigerador durante la noche, más de 12 horas. El suero (la porción líquida de yogur) se filtra y deja un yogur griego espeso y cremoso.

Passo 7

Prueba el yogur. Si éste es muy espeso para tu gusto, mézclalo con una cucharada del suero filtrado hasta que alcance los resultados deseados.

Más reciente

×