Cómo hacer harina de avena Quacker

Jupiterimages/Comstock/Getty Images

La harina de avena es una opción saludable para el desayuno debido a su alto contenido en fibra y su bajo contenido de gluten, lo que promueve una buena digestión y te ayuda a sentirte lleno durante más tiempo. Si bien comer un tazón lleno de avena a diario puede ser aburrido y poco apetecible, la receta puede ser alterada al tostarla o agregándole leche, un endulzante, frutas y especias.

Paso 1

Vierte una taza de agua o leche en una cacerola mediana, ponla a fuego alto y llévala a ebullición; agrega sal si así lo deseas. Agrega la avena y deja que hierva.

Paso 2

Reduce el calor a medio y cocina durante 5 minutos, revolviendo ocasionalmente. Para lograr una opción más cremosa, reduce el calor a un fuego lento, cubre con una tapa y déjala durante 20 minutos.

Paso 3

Quita la avena del fuego y revuelve con un poco de canela o 1/4 de cucharadita de extracto de vainilla. Agrega frutas frescas o secas como plátanos, arándanos, frambuesas, pasas, albaricoques o manzanas. Si lo deseas, puedes agregar un endulzante como la miel, el jarabe de arce o el azúcar morena.

Paso 4

Quita la avena de la cacerola y ponla en un tazón.

Más reciente

×