Cómo hacer zumo para un Bloody Mary

Es hora de evolucionar del zumo de tomate embotellado a la alternativa fresca y casera.

Jupiterimages/liquidlibrary/Getty Images

Después de experimentar con diferentes marcas de zumo de tomate de tienda, quizás te sientas listo para empezar a experimentar con hacer zumo tú mismo para tu siguiente bloody mary. Ésto te permitirá personalizar el sabor del zumo para que quede a tu gusto exacto. Tanto si te gusta tu zumo sabroso, picante, o incluso un poco dulce, puedes hacer uno que concuerde perfectamente con tu receta favorita de bloody mary.

Step 1

Corta trozos gruesos de tomates frescos o enlatados y pásalos por tu exprimidor casero o por una batidora.

Step 2

Coloca los tomates cortados en una olla de acero inoxidable y deja hervir durante 25 minutos, removiendo ocasionalmente para deshacer el zumo en una pulpa suave. Fuerza estos tomates guisados a través de una trituradora de comida y recoge el zumo.

Step 3

Añade ingredientes adicionales a los tomates en cualquier método, para mejorar el sabor. Se puede añadir azúcar, sal, pimienta, salsa inglesa o salsa picante, así como cebollas, apio o pimiento picante para dar más gusto.

Step 4

Enfría el zumo y guárdalo en el frigorífico, cubierto, durante siete días.

×