Acerca de las torturas en la época colonial

Escrito por john albers | Traducido por mike tazenda
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Acerca de las torturas en la época colonial
Aprende sobre la tortura en la época colonial. (http://www.francesfarmersrevenge.com/stuff/archive/torture/colonial.htm)

A través de la historia de Estados Unidos durante la época colonial, hay muchos relatos y referencias de ciudadanos sometidos a la tortura, la mayoría entre el siglo XVI y XVIII. La tortura era completamente legal y una posible consecuencia de un proceso colonial. En este trabajo, examinaremos la historia detrás de esos relatos de tortura, como así también su propósito y efectividad.

Otras personas están leyendo

Los hechos

Para comprender completamente todos los efectos que la tortura colonial tuvo sobre los ciudadanos de la época, se debe comprender la mentalidad del ciudadano colonial medio. Ellos temían mucho más la burla y el ridículo que hoy en día. Incluso la más inocente broma o apodo podía ser tomado como un gran insulto al estatus social y personal de alguien. Por esta razón, cada pueblo colonial, sin importar qué tan grande o que tan pequeño fuera, veía innumerables contiendas. Normalmente, éstas se solucionaban de manera judicial. La parte ofendida demandaba ante el magistrado local, nombrando a la otra parte culpable de difamación o calumnias. El enorme número de demandas significaba que el sistema judicial tenía que hallar una forma de optimizar el proceso legal de forma eficiente respecto al tiempo y a los recursos económicos.

Tipos

Existían dos tipos de tortura utilizada, dependiendo de la meta del torturador. Una era una forma legal de castigos para aquellos que habían sido hallados culpables de crímenes menores. Estos incluían los chismes maliciosos, difamación, calumnias, hurto, peleas, estar ebrio en público, vandalismo y otros. A menudo, el culpable era castigado públicamente como ejemplo para los demás, y también para aumentar la sensación de humillación del torturado. El otro tipo de tortura es mucho más siniestro y hay muchas historias y leyendas que lo rodean. Esta involucra el juicio de acusados de brujería. Un hombre o mujer acusado públicamente de brujería podía ser sometido a juicio. Cualquier persona que aceptara ser culpable de tal acusación, debería recibir una multa y una sentencia corta, abandonando tales prácticas en el futuro. Aquellos que alegaban su inocencia, y constituían la mayor parte de los acusados, eran "probados". Esto involucraba sumergir al acusado repetidas veces en agua helada hasta que confesara, colocar objetos pesados en su cuerpo y arrojarlos a un cuerpo de agua para ver si flotaban (señal asegurada de que se trataba de una bruja), o bien arrojarlos de un barranco o un edificio alto para ver si podían volar. En todos estos casos, el acusado tenía que morir para probar su inocencia.

Función

A diferencia de los métodos de tortura europeos, los métodos de tortura de la colonia no causaban a la víctima un dolor extremo. Normalmente se realizaban en potros en las plazas públicas. Estos dispositivos avergonzaban a la víctima más que lo que la inmovilizaban, en una posición incómoda para cumplir la sentencia, que podía durar hasta una semana. El castigo no estaba tanto en el dolor causado, sino en la humillación para la persona y su posición social en la comunidad. Por esta razón, las personas confinadas a tortura en las plazas públicas eran bien tratados por los transeúntes. Ellos temían ser mal vistos por una comunidad que castigaba a los ciudadanos por sus delitos de esa manera.

Características de las torturas

Los beneficios de este proceso de tortura eran enormes. El sistema de justicia y las comunidades en las que los crímenes habían tenido lugar no pagaban prácticamente nada por los castigos aplicados a los culpables. Los culpables siempre sobrevivían a las torturas, sin cicatrices o lesiones a largo plazo. No se requerían de largas sentencias en prisión, y por ende, no se debían construir complejos penitenciarios, ni nadie debía cuidar y alimentar a los prisioneros. Se trataba de un método muy efectivo y económico de castigo judicial, basado en el auto-control de los ciudadanos debido a su miedo al ridículo como motivación.

Geografía

Aunque los métodos de tortura usados en las colonias americanas también se usaron ocasionalmente en partes de Europa, en este continente eran mucho más brutales. Una persona en el potro o la picota en Europa debía esperar ser golpeada, privada de alimento y atacada sexualmente por los demás, en una posición de total incapacidad de defenderse. No existen registros de tales tipos de torturas en las colonias americanas. Las comunidades más aisladas, eran menos rígidas y por lo tanto, tenían menos miedo al ridículo. Para contrarrestar esto, los castigos eran más severos, a menudo involucrando las marcas con hierros calientes o los latigazos.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles