Adaptaciones del comportamiento de los patos al agua

Escrito por mary felts | Traducido por laura de alba
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Introducción
  • Introducción

    Adaptaciones del comportamiento de los patos al agua

    Los patos están adaptados para nadar en el agua. Están adaptados para obtener alimento en el agua y para volar desde ahí. Pero las adaptaciones del comportamiento de los patos, al agua u otro ambiente, están relacionadas frecuentemente con sus adaptaciones fisiológicas. Los científicos tienden a enfocarse en los cambios morfológicos, pero cuando los rasgos de comportamiento están ligados a rasgos genéticos, las adaptaciones de comportamiento se asientan en las especies a través del poder de la selección.

    Las adaptaciones de los patos en el agua son muy variadas. (Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images)

  • 1 / 4

    Patas palmeadas

    Las patas palmeadas de un pato están diseñadas para nadar. Las extienden y las contraen de formas diferentes para maximizar su movimiento en el agua. Los pies son bastante duros y no contienen nervios o vasos sanguíneos, lo que le permite al pato nadar en aguas congeladas. Las palmas tienden a causar la característica tambaleante de los patos. Diferentes especies tienen variaciones de las mismas adaptaciones; los patos mandarines, por ejemplo, tienen mucho más poder en sus pies debido a que buscan cobijo en los árboles cuando no están en el agua.

    Las patas palmeadas ayudan a nadar. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

  • 2 / 4

    Picos fuertes

    El pico del pato, su dieta y la forma en que captura la comida están interrelacionadas. Los patos tienen laminillas, o protrusiones óseas, en sus picos, pero algunos tienen picos más anchos con membranas que permiten filtrar el agua de los animales pequeños. Otros tienen picos grandes y dentados para atrapar peces, moluscos y anfibios. Los patos también utilizan sus picos para colocar aceite en sus plumas.

    El pico de un pato está especialmente diseñado para capturar comida. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

  • 3 / 4

    Plumas aceitosas

    Uno de los comportamientos de un pato, llamado acicalarse, permite que sus plumas sean resistentes al agua. La glándula uropigial, localizada cerca de la base de la cola, secreta un aceite que los patos frotan con sus picos y cabezas sobre las plumas y sobre todo su cuerpo. El aceite sobre las plumas del pato mantiene al ave seca. Mantenerse secos significa mantenerse tibio y ligero para nadar y volar más rápido.

    Las plumas del pato son multipropósito. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

  • 4 / 4

    El pato silvestre

    El pato silvestre es un ejemplo tanto de adaptaciones fisiológicas como de comportamiento. Las hembras tienen plumas de tonos cafés para camuflarse mimetizándose con la cubierta de juncos en el agua. Los jóvenes tienen una coloración similar antes de la madurez. Aunque los machos tienen la cabeza verde distintiva, perderán bastante su coloración después de aparearse. Las hembras se quedan a criar a los jóvenes, de forma que si el peligro se acerca, la hembra graznará rápidamente y volará para atraer al depredador hacía ella misma. Los bebés han sido enseñados para mantenerse quietos y en silencio. Si el depredador continúa su persecución, la hembra volará hacía agua abierta y pretenderá estar herida. El pato salvaje es capaz de volar desde el agua casi verticalmente debido a la combinación de la fuerza en sus alas y las palmas de sus pies.

    El pato salvaje es conocido por sus adaptaciones de comportamiento. (Tom Brakefield/Stockbyte/Getty Images)

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles