DESCUBRIR
×

Cómo congelar frambuesas

Actualizado 17 abril, 2017

Las frambuesas son una baya delicada y dulce, y congelarlas ayuda a que resistan más tiempo. Pueden ser agregadas a los licuados, a los panqueques, galletas o panecillos, o simplemente pueden comerse solas, como un aperitivo. Para hacer una combinación especial, agregálas a un vaso de limonada o de té helado.

Instrucciones

  1. Seca y lava las frambuesas. Para limpiar esta frágil baya, agrega un puñado en un recipiente lleno de agua limpia. Muévelas de forma suave y sácalas con una cuchara. Deja que se sequen en un trapo seco. Continúa este proceso hasta que estén todas limpias.

  2. Coloca las frambuesas sobre un papel de cocina. Si es necesario, usa más de uno para que no estén todas amontonadas.

  3. Coloca el papel de cocina en el congelador por un tiempo aproximado de una hora. Luego deberás colocarlas en una bolsa con cierre hermético; de esta forma, las frambuesas quedarán separadas y luego será más fácil comer un puñado y que no queden todas pegadas.

  4. Saca el papel de cocina del congelador y coloca las frambuesas congeladas en las bolsas herméticas ya mencionadas.

  5. Coloca estas bolsas en el congelador. Consume las frambuesas con un tiempo máximo de seis a ocho meses para evitar que el frío las queme.