DESCUBRIR
×

Cómo convertir una orquídea común en un arreglo floral espectacular

En la antigüedad las orquídeas eran una planta costosa y rara. Hoy en día, están disponibles en los supermercados, en las tiendas de mejoras para el hogar o en los mercados de agricultores a precios que, con frecuencia, son más bajos que los de las flores cortadas. A pesar de que una orquídea es un gran regalo o es un elemento hermoso para decorar tu hogar, estas se venden en simples macetas de plástico. Sin embargo, si sigues algunos pasos podrás convertir a esa orquídea sencilla, que compraste en la tienda, en un arreglo floral maravilloso.

Instrucciones

Jonathan Fong
  1. Selecciona un recipiente para tu arreglo floral. Si no es hermético, debes forrarlo con un poco de plástico. Simplemente debes cortar una esquina de una bolsa de basura de plástico y ponerla en el recipiente. No te preocupes si esta sobrepasa el borde del mismo.

    Jonathan Fong
  2. Coloca una o dos plantas de orquídeas en el recipiente. En el ejemplo que aparece en la imagen, fue posible colocar dos. Además, debes seleccionar una planta complementaria que le añadirá interés visual a la parte inferior del arreglo, como una hiedra o una planta suculenta. Mantén todas las plantas en sus macetas de plástico para que te resulte más sencillo moverlas o trasplantarlas más adelante.

    Jonathan Fong
  3. Arruga unos trozos de periódico e introdúcelos dentro del recipiente, en medio de las macetas, con el fin de mantenerlas estables. Las orquídeas son pesadas en la parte superior y el periódico evita que se vuelquen. A medida en que rellenas todo el espacio, aprovecha a cubrir los trozos de plástico que sobresalen.

    Jonathan Fong
  4. Las orquídeas que compras en la tienda vienen con estacas de madera o de metal y con pinzas de plástico, que las mantienen en su lugar. Si buscas lograr un look sofisticado debes reemplazar estos elementos. Inserta algunos palos de bambú y elimina las estacas originales. También puedes usar cualquier otro tipo de rama para sostener las orquídeas.

    Jonathan Fong
  5. Ata los tallos de las orquídeas a los palos de bambú con rafia. Coloca unos palos de bambú en posición horizontal y átalos con rafia a los palos verticales para crear una estructura similar a un andamio. Esta estructura te ayudará en el caso de que los tallos de tu orquídea sean muy largos, ya que te brindará un mayor soporte.

    Jonathan Fong
  6. Cubre los puntos donde usaste la rafia con un poco de musgo. Asegúralo con más rafia y luego espónjalo, de modo que las ataduras queden ocultas. Para esta tarea el mejor es el musgo español o el líquen de los renos.

    Jonathan Fong
  7. Las macetas de plástico y el papel periódico igual serán visibles en el recipiente, por lo que debes cubrirlas con planchas de musgo o con musgo verde, que podrás encontrar en una tienda de artesanías. Este tipo de musgo es seco y rígido, por lo que deberás sumergirlo en agua para apretarlo y formar bolas con tus manos. Luego, úsalas para rellenar el recipiente. Además de ser decorativas te ayudarán a mantener firmes los palos de bambú.

    Jonathan Fong
  8. Si bien el arreglo floral de orquídea ya está completo y luce hermoso, puedes añadirle una mariposa de plumas artificiales a uno de los palos de bambú con pegamento caliente para darle un toque original.

    Jonathan Fong
  9. Como un toque final, los floristas rocían las hojas de la orquídea con un aerosol lustrador. Si bien este paso es opcional, el aerosol te ayuda a eliminar las manchas de agua dura y les aporta brillo a las hojas. Estos aerosoles están disponibles en las tiendas de suministros florales y en los viveros.

    Jonathan Fong

Consejos

  • Las orquídeas necesitan mucha agua. Para regarlas fácilmente puedes poner cubos se hielo en las plantas, sobre las raíces, para que se derritan gradualmente.

Necesitarás

  • Una planta de orquídea
  • Un recipiente
  • Unos palos de bambú
  • Una bolsa de basura de plástico
  • Rafia
  • Musgo
  • Un papel periódico
  • Una mariposa de plumas artificiales
  • Una pistola de pegamento caliente