DESCUBRIR
×

10 cosas que no sabías sobre los perros pitbull

Un pit bull de enorme sonrisa.
George Doyle/Stockbyte/Getty Images

Introducción

El pitbull desciende del bulldog inglés, criado con el fin de tener a un animal de trabajo. El resultado fue un perro excepcional, atlético, tan fuerte que podría arrastrarte a ti y a tu familia subidos en un carro, tan ágil que puede trepar troncos, tan fuerte que antiguamente lo hacían pelear contra toros, pero también tan amoroso y leal que literalmente daría la vida por ti. Pero hay muchas cosas fascinantes sobre este ejemplar que vale la pena saber, ¿acaso sabías que un Husky muerde más fuerte que un Pitbull? Descubre más datos interesantes sobre el pitbull, un perro que alguna vez fue el símbolo nacional norteamericano pero que debido a algunas personas sin escrúpulos ha sido estigmatizado, opacando sus enormes cualidades.

Un bull terrier durante la compentencia el Perro del Año de Westminster, Inglaterra.
Scott Barbour/Getty Images News/Getty Images

El pitbull, ¿americano, romano o británico?

Comúnmente conocidos como pitbulls (también puede nombrarse pit bull), el nombre correcto es "pitbull terrier americano". Pero no te confundas, aunque por su nombre podrías pensar que es originario de los Estados Unidos y que están relacionados con los perros utilizados en la Antigua Roma, esta raza como tal es originaria de la Inglaterra del siglo XIX y anteriores. Es cierto que los pitbulls fueron creados para peleas clandestinas contra toros (de ahí el término "bull", toro), pero sobre todo son perros fieles, nobles, muy resistentes, de gran temple y extremadamente ágil.

Los pitbulls actuales distan de su tristemente célebre origen como perros de pelea.
Ramin Talaie/Getty Images News/Getty Images

Origen del nombre "pitbull"

El sitio perrospitbull.net menciona que los pit bull eran empleados por los carniceros para manejar a los toros ("bulls"), convirtiéndose en una cruenta diversión las peleas contra toros en los llamados "bull-baitings" que duraron hasta el siglo XVII. Aunque principios del siglo XIX estas peleas fueron prohibidas, no faltaron los vivales nefastos que idearon una nueva modalidad: enfrentar a pitbulls contra ratas y nombrar ganador a aquel perro que más ratas diezmara. Esto se hacía en una fosa o "pit". Es así que al unir las dos palabras se obtiene el nombre de "pitbull". Lamentablemente, estas peleas continúan. Es sabido que actualmente muchas personas utilizan a pitbulls no solo contra toros, ratas y todo tipo de animales, sino también contra otros perros.

El pitbull fue registrado y reconocido por la UKC en 1889.
Bruce Bennett/Getty Images Entertainment/Getty Images

Una raza no reconocida por el AKC

Créelo o no, la raza pitbull no está registrada ni en la Federación Cinológica Internacional ni tampoco en el AKC (American Kennel Club). El AKC no los admitía alegando la conformación del cuerpo del perro, aunque otros decían que en realidad rechazaba la relación del pitbull con las peleas clandestinas. Fue por ello que en 1889 Chauncy Bennet fundó el United Kennel Club (UKC), la segunda asociación cinológica importante después del AKC para poder registrar a los llamados "perros de trabajo", aunque no faltó quien afirmó que en realidad lo hizo para poder registrar a su propio pitbull.

De todas las razas, el pitbull no es el perro que muerde más fuerte.
Dan Kitwood/Getty Images News/Getty Images

Sobre la mordida del pitbull

Habrás escuchado que los pitbulls muerden tan fuerte que se les "traba" la mandíbula y que no ocurre a otras razas. No es así. El Dr. Brady Barr de la National Geographic, utilizó un gnatodinamómetro para medir la fuerza de la mordida en varias razas. Aunque la mandíbula del pitbull ejerció una presión de 106,46 kgf (kilogramos fuerza), era similar al chow chow pero menor a la del husky o el boxer. Más aún, el psicoterapeuta y etólogo Ignacio Picó Peris, señala que esa fuerza también depende de varios factores (edad, género, repeticiones comparativas, morfología, temperamento del perro, entre otros).

El pitbull se caracteriza no sólo por fuerte y ágil, sino también por carismático.
Sebastian Artz/Getty Images Entertainment/Getty Images

El pitbull, la estrella del cine mudo

Debes saber que el pitbull fue la primera estrella canina del cine. A principios del siglo XX, se consideraba un perro de familia, valiente, equilibrado, inteligente y leal para los norteamericanos, señala Mar Bartolomé de la Federación Internacional del American Pit Bull Terrier (FIAPBT). En la cinta "Bag-Punching Dog" (1901), aparece Manny, un inteligentísimo pitbull cuyos dueños entrenaron y filmaron para esta y otras cintas como "Pie, Tramp & the Bulldog" (1901), "Dog Factory" (1904) o "The Terrible Kids" (1906). También llevaron al cine el cómic “Buster Brown and Tige”, donde Tige (Manny) cometía desmanes al lado del travieso Buster.

Un pitbull es esbelto pero muy fuerte, sumamente apto para pruebas de fuerza y agilidad.
Dan Kitwood/Getty Images News/Getty Images

El "pit-deporte", una demostración de las aptitudes físicas del pit bull

Son 4 pruebas de fuerza y agilidad: tenacidad, escalada vertical, arrastre (con y sin presa) y salto libre. El pitbull contradice la creencia de que "entre más grande, más fuerte". No son muy altos, pero sí de estructura ósea fuerte, con músculos marcados y muy ágiles. En la competencia de tiro con peso o arrastre verás al pitbull sujetado con un arnés tirando de pesadas llantas o de trineos con pesos llegando a tirar 2 mil kg. En la prueba de agilidad incluso han alcanzado la sorprendente altura de casi 5 metros "corriendo" en un tronco vertical.

Un pitbull en un ambiente sano, con buena jerarquía y entrenamiento adecuado, es el mejor de los perros.
Getty

Un perro con buen temperamento

Te sorprenderá saber que en la llamada prueba de temperamento (nivel de tolerancia de un perro, buen comportamiento), el pitbull alcanza un puntaje alto (83,4%), incluso arriba del border collie (79,6%). Esto lo mostró el Dr. Joël Dehasse, veterinario y etólogo quien hizo serios estudios sobre agresividad canina y circunstancias que la detonan, enfatizando que todo perro tiene el potencial de ser agresivo, especialmente si no tiene control, es "impulsivo, agresivo, temeroso o temerario, hiperactivo", por lo que debería priorizarse la educación canina. Si tienes un pitbull, sabrás que es un buen perro, pero que necesita de un buen amo.

Si educas a tu pitbull con firmeza y afecto, tendrás a un perro maravilloso.
huffpost.com

Influencia genética en el temperamento del pitbull

Sí, es verdad que esta raza de gladiadores fue "fabricada" por el hombre, especialmente por aquellos criadores de dudosas intenciones que de manera casi clandestina realizaban cruzas allá en el siglo XIX para obtener los ejemplares que conoces actualmente. De acuerdo al etólogo y veterinario Joël Dehasse, la genética, en todas las razas, interviene en aproximadamente un 20 o 30% en el comportamiento; esto significa que el carácter y forma de actuar de tu pitbull dependen, al menos, del 70 al 80% de la influencia del medio ambiente, de la educación y socialización que des a tu perro.

Muchos pitbulls son decomisados o abandonados en albergues y antirrábicos.
Dan Kitwood/Getty Images News/Getty Images

El pitbull, una víctima del hombre

Seguramente habrás escuchado noticias sobre ataques de pitbulls a humanos, como el ocurrido hacia una niña en Inglaterra en el 2007. Por ello la raza pitbull ha sido prohibida en países como Dinamarca o Nueva Zelanda. En otros se exige que los pitbulls usen bozal. Hay también casos extremos, como el de Lennox, una cruza de labrador con bulldog. No cometió ningún delito pero por su aspecto de pitbull fue decomisado y confinado a un cubil por dos años hasta que fue sacrificado en julio del 2012, uniéndose a los cientos de pitbulls sacrificados sólo por su raza.

Soldados en el frente francés durante la Primera Guerra Mundial.
Photos.com/Photos.com/Getty Images

Los pitbulls en la guerra, el entrañable sargento Stubby

En 1917 el soldado John Robert Conroy adoptó a un pequeño pitbull abandonado. Al año siguiente fue llevado al frente de batalla en Francia durante la Primera Guerra Mundial, pero como estaban prohibidos los perros, fue admitido al darle el rango de soldado. Stubby corrió entre fuego cruzado para avisar a los camilleros sobre soldados heridos, así como alertaba ante los ataques con gas mostaza o soldados enemigos. Fue condecorado con la medalla al valor, el Corazón Púrpura y otras más. Aunque fue herido dos veces, fue una mascota muy querida y falleció de un infarto a avanzada edad.