DESCUBRIR
×

Cómo deshidratar granos de maíz

Actualizado 21 noviembre, 2016

Deshidratar granos de maíz para usarlos en el futuro es una gran manera de utilizar los sobrantes de la mazorca de maíz y evitar el desperdicio de este alimento. Puedes usar los granos deshidratados para preparar palomitas de maíz caseras o rehidratarlos para tener maíz fresco luego. Sin importar el objetivo final, si decides secar y almacenar granos de maíz, el primer paso es elegir el método que vas a usar en función de tus recursos y la cantidad de tiempo que deseas invertir para deshidratar el exceso de maíz.

Instrucciones

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

    Con un deshidratador de alimentos

  1. Quita las hojas y los hilos de la mazorca de maíz y lávala por completo.

  2. Corta los granos de cada mazorca y extiéndelos de manera uniforme en la bandeja del deshidratador.

  3. Precalienta el deshidratador a una temperatura de entre 112 y 130 grados Fahrenheit (44 a 54 grados Celcius) y luego inserta la bandeja en donde corresponde. Deshidrata los granos de maíz durante 10 minutos aproximadamente. Una vez que los granos tengan una consistencia curtida y luzcan arrugados, quita la bandeja del deshidrator y deja que se enfríen para poder almacenarlos.

    Deshidratación en el horno

  1. Quita las hojas y los hilos de todas las mazorcas de maíz que quieras deshidratar. Lávalas por completo.

  2. Hierve la mazorca de maíz durante cuatro minutos; luego elimina el agua y escurre el maíz. Corta los granos y desecha la mazorca.

  3. Deshidrata los granos durante una noche, aproximadamente unas 18 horas. Colócalos en una bandeja para hornear y cocínalos en el horno a una temperatura de 100 grados Fahrenheit (37 grados Celcius) y deja que se sequen. Una vez que están secos, retíralos del horno y almacénalos.

    Deshidratación al aire

  1. Quita las hojas y los hilos de las mazorcas de maíz.

  2. Coloca las mazorcas en bolsas de malla. Cuelga las bolsas en un área cálida y ventilada durante al menos una semana.

  3. Para probar una mazorca una vez por semana, desgrana un puñado de granos y prepara palomitas de maíz. Cuando estos granos cumplan con tus expectativas de sabor, quita todas las mazorcas de las bolsas, desgránalas y almacena los granos para usarlos en el futuro.