DESCUBRIR
×

Cómo deshidratar la raíz de jengibre

Actualizado 20 marzo, 2018

El jengibre deshidratado acentúa y aumenta los sabores de numerosas preparaciones, tanto saladas como dulces. Aunque comúnmente es asociado a la cocina asiática, el jengibre se ha ganado un público fiel de chefs especializados en la cocina fusión y progresiva, también conocida como gastronomía molecular. Los chefs progresivos deshidratan regularmente la raíz y la mezclan con hidrocoloides y gomas para elaborar "caviar" y jalea de jengibre. Es fácil deshidratar el jengibre en casa y, aunque podrías no querer experimentar con el “caviar”, tal vez te agrade un enfoque más convencional y utilizar el método de secado para preparar algo clásico, como jengibre confitado dulce y masticable.

Instrucciones

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images
  1. Pela la raíz de jengibre con un pelador de verduras. Si quieres, puedes cortar el jengibre en trozos para que sea más fácil pelarlo.

  2. Corta el jengibre en rodajas de ¼ de pulgada (0,63 cm) con un cuchillo de chef o, idealmente, una mandolina. Ajusta la hoja de ésta a ¼ de pulgada (0,63 cm) y realiza los cortes.

  3. Calienta el deshidratador a 95 grados Fahrenheit (35 grados Celsius). Coloca las rodajas de jengibre en la bandeja de secado en una capa uniforme y ponlas en el deshidratador.

  4. Deshidrata el jengibre durante cuatro horas. Quita un trozo de la bandeja y córtalo por la mitad. El jengibre totalmente deshidratado no tiene humedad en el centro. Vuelve a colocar la bandeja en el deshidratador, seca las rodajas durante una hora y verifica nuevamente. Continúa hasta que el centro del jengibre esté seco.

Consejos

  • Para hacer jengibre confitado disecado, lleva 1 taza de azúcar y 1 de agua a ebullición y reduce la mezcla a un jarabe. Cubre el jengibre en el jarabe, espolvoréalo con azúcar granulado y sécalo como indica esta receta.

Necesitarás

  • 1 raíz de jengibre
  • Pelador de vegetales
  • Cuchillo del cocinero o máquina para cortar tipo mandolina