Cómo hacer frente a situaciones que no son críticas en el trabajo

Escrito por tania ruiz
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo hacer frente a situaciones que no son críticas en el trabajo
Conoce las actitudes indispensables para solucionar conflictos en el trabajo. (Hemera Technologies/Photos.com/Getty Images)

Solucionar conflictos cotidianos es parte normal de la vida de un trabajador. Los problemas surgen con los clientes, con los jefes, con compañeros o subordinados. Es natural que existan posturas diferentes entre los empleados de una empresa, así que se debe aprender a negociar para que cada quien obtenga beneficios y el clima laboral sea agradable. El trabajo grupal o en equipo requiere de cualidades específicas que se deben cultivar como la empatía, la capacidad de escuchar y la habilidad de comunicarse con otros. Sigue unas sencillas pautas y podrás resolver cualquier situación en el trabajo que no sea crítica.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Reglamento de la empresa

Lista completaMinimizar

Instrucciones

    Indicaciones

  1. 1

    Identifica la situación del conflicto. Si te sientes mal respecto al comportamiento de un jefe o compañero debes conocer la causa de ese malestar. Algunas veces se confunden los sentimientos personales con los problemas profesionales, así que es importante que identifiques a qué ámbito pertenece el malestar para que decidas si vas a tratar la situación como un conflicto laboral o personal.

  2. 2

    Habla con la persona involucrada en el conflicto haciendo énfasis en los hechos y no en los sentimientos. Si el problema es personal lo puedes tratar fuera del horario del trabajo, explica cuál hecho te afectó y cómo influye en el área laboral. Date la oportunidad de escuchar la respuesta del otro para llegar a un acuerdo.

  3. 3

    Si el conflicto es por motivos laborales debes tener a la mano el reglamento de la empresa para que fundamentes cómo afectó el hecho sucedido en tu trabajo. Explica tu postura y da oportunidad al otro o a los otros de que expliquen su parte. Si es necesario toma registro de esta conversación o pide a un superior que esté presente como testigo del intento por aclarar los hechos.

  4. 4

    Escucha de verdad, no juzgues ni emitas juicios antes de tiempo. Después de que las dos partes expusieron sus puntos de vista se debe buscar una negociación para que ambos queden satisfechos con la solución propuesta. Se trata de lograr un consenso y no de forzar una solución aparentemente pacífica, pero que no es aceptada por ambas partes.

  5. 5

    Escriban los acuerdos y, si es necesario, muestren al supervisor cómo solucionaron el problema y cómo tratarán asuntos similares de ese momento en adelante. Dejen constancia de lo hablado, de los hechos que dieron surgimiento al conflicto y de la resolución a la que llegaron. No saques el tema del conflicto nuevamente, una vez resuelto hay que dejarlo atrás y no mencionar el problema cada vez que exista la oportunidad.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles