Hierbas que aparecen en las Escrituras

Escrito por angeline oppenheimer | Traducido por vanesa sedeño
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Hierbas que aparecen en las Escrituras
El ajo se menciona sólo una vez en la Biblia. (John Foxx/Stockbyte/Getty Images)

A lo largo de las Escrituras, existen numerosas referencias a las hierbas. La primera vez que se mencionan ocurre en el Libro del Génesis, en donde se indica que Dios le ofreció semillas de hierbas a la humanidad (Génesis 1:29). Estas hierbas eran ideales para las condiciones de desiertos secos que frecuentan en el Medio Oriente. Desde la cebolla hasta la canela o el ajenjo, la variedad de hierbas es tan extensa como la variedad de funciones que cumplen. Estas plantas se usaban de diversas formas, desde alimentos hasta para las ceremonias religiosas.

Otras personas están leyendo

Alimentos

En el libro del Éxodo, mientras los israelitas deambulaban en el desierto en camino hacia la "Tierra prometida", las Escrituras revelan de qué manera este pueblo deseaba algunos de los alimentos que comían en Egipto, como el pepino, la sandía, el puerro, la cebolla y el ajo. Esta referencia demuestra que la cebolla y el ajo se usaban para preparar los alimentos. Las hierbas más amargas también se usaban durante la Pascua. En Éxodo 12:8, los israelitas tuvieron que "comer carne asada sobre el fuego junto con hierbas amargas" antes de escapar hacia la Tierra prometida. Los estudiosos de la Biblia creen que estas hierbas amargas se referían a la lechuga, la endivia y las hojas del diente de león.

Diezmo

Según las leyes judías, se supone que una décima parte del sueldo mensual se debe destinar a Dios. Al parecer, las hierbas se usaban como parte del diezmo en los tiempos bíblicos. En Lucas 11:42, Jesús reprende a los líderes religiosos porque pagaban el diezmo de forma sumisa con menta, ruda y hierba de jardín, pero olvidaban el aspecto más importante de la obediencia; desatendían el amor a Dios y la justicia.

Medicina

En los tiempos bíblicos, se designaban parcelas de tierra para cultivar las hierbas, y con más razón, porque estas plantas también se usaban en el campo de la medicina. Por ejemplo, el cardo mariano se utiliza en el tratamiento de enfermedades hepáticas desde hace 2.000 años. El ingrediente activo de esta hierba, la silimarina, ayuda a prevenir y restaurar el daño hepático. Otra hierba que aún es popular es el áloe. El jugo de esta hierba es aromático y se usaba en las técnicas para embalsamar cuerpos en el antiguo Egipto. También se usaba en el incienso, en perfumes, lociones y como polvo aromatizado. La canela, una especia con gran valor gracias a sus cualidades aromáticas, se utilizaba para perfumar la cama con fines terapéuticos (Proverbios 7: 17-18).

Relevancia religiosa

Algunas hierbas cuentan con una relevancia religiosa en las Escrituras. La planta hisopo, también conocida como mejorana, alcaparra o sorgo según los estudiosos de la Biblia, se utilizaba a menudo para la purificación. Cuando el rey David cometió adulterio, se arrepintió y pidió que lo purificaran con hisopo (Salmos 51:7). Los israelitas tuvieron que usar ramas de hisopo para pintar sangre en los umbrales de sus puertas la noche en que abandonaron Egipto, como símbolo de la santificación, para que el ángel de la muerte no matara a sus primogénitos.

Los reyes magos ofrecieron incienso y mirra, dos hierbas muy caras, al niño Jesús como ofrendas ceremoniales (Mateo 2:11). Ambas hierbas tienen mucho aroma y eran el regalo perfecto para Jesús. La mirra también se usaba como aceite para la unción, para la limpieza ceremonial y para embalsamar a los muertos.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles