DESCUBRIR
×

¿Cómo puedo hacer que la lechuga quede crujiente deespués de lavarla?

Actualizado 20 julio, 2017

El secreto de una ensalada con sabor fresco es asegurarse de que la lechuga esté bien lavada y seca. Nada arruina el sabor de la lechuga más rápido que el hecho de que esté arenosa o marchita. Hay varias cosas simples que puedes hacer para asegurarte de que todas las ensaladas que prepares queden limpias, crujientes y deliciosas.

Instrucciones

Jupiterimages/Comstock/Getty Images
  1. Lava la lechuga de la manera normal con agua muy fría.

    Jupiterimages/Photos.com/Getty Images
  2. Seca la lechuga en una centrifugadora de ensaladas. Asegúrate de que esté lo más seca posible.

  3. Si no tienes un centrifugador de ensaladas, envuelve la lechuga en una toalla de cocina y centrifúgala a mano.

  4. La lechuga se conserva crujiente si está refrigerada, por eso, guárdala en el refrigerador en el recipiente para ensaladas o en un recipiente metálico hasta que la sirvas.

    Jupiterimages/Comstock/Getty Images
  5. Nunca añadas aderezos hasta justo antes de servir. El ácido de los aderezos hace que la lechuga se marchite.

Consejos

  • Si usas el método de centrifugado con una toalla de cocina, ten en cuenta que algunas gotas de agua pueden salpicar las paredes o el piso.

Necesitarás

  • Centrifugador de ensalada
  • Toalla de cocina