DESCUBRIR
×

La mejor manera de limpiar y almacenar una lechuga iceberg

Actualizado 09 agosto, 2018

La clave para una ensalada de gran sabor es utilizar ingredientes frescos. El ingrediente más importante en la ensalada es la lechuga, por lo que es fundamental que tu lechuga esté fresca y crujiente. La lechuga vieja y marchita es poco atractiva y poco apetecible. Para mantener el buen sabor de tus ensaladas sin el gasto de comprar lechuga fresca todos los días, debes aprender las mejores maneras de limpiar y almacenar lechuga iceberg fresca y otras verduras.

Instrucciones

Comstock/Comstock/Getty Images
  1. Golpea la cabeza de la lechuga iceberg contra una superficie plana y dura, con el tallo hacia abajo.

  2. Sostén el extremo del núcleo de la lechuga y gira y tira hasta que salga.

  3. Enjuaga la lechuga con núcleo a fondo con agua fría.

  4. Permite que la cabeza de la lechuga se seque por completo.

  5. Sella la lechuga en una bolsa de plástico y colócala en el refrigerador.

Consejos

  • La lechuga iceberg debidamente almacenada pueden durar hasta dos semanas en el refrigerador.
  • Para ensaladas fáciles, corta tu lechuga, enjuaga a fondo y utiliza un secador de lechuga para girarla y secarla antes de guardarla en una bolsa de plástico. Coloca una toalla de papel absorbente en la bolsa de plástico para absorber la humedad y quítala después del primer día. La lechuga se marchitará más rápido cuando la almacenas de esta manera, pero es más cómodo de usar.
  • Restaura ligeramente la lechuga marchita sumergiéndola en agua helada durante unos minutos antes de hacer tu ensalada.

Advertencias

  • Mantén la lechuga alejada de las frutas en el refrigerador. Las frutas emiten gas etileno a medida que envejecen, el cual echa a perder la lechuga y otras verduras con mayor rapidez.

Necesitarás

  • Lechuga
  • Una superficie plana
  • Una bolsa de plástico resellable