DESCUBRIR
×

Cómo mejorar la estructura organizacional y cultural

Actualizado 21 febrero, 2017

La estructura y la cultura de una organización tienen un profundo efecto en la efectividad de la organización para cumplir sus objetivos. Incluso si una organización está llena de gente competente y motivada, habrá problemas si están trabajando dentro de una estructura o una cultura defectuosa o ineficiente.

Instrucciones

organizer image by Anton Gvozdikov from Fotolia.com

    Cultivo de objetivos compartidos

  1. Identifica los objetivos de la organización que son compartidos por todas las partes involucradas y dales la importancia que tienen como declaración primordial de propósito organizativo. Puedes incluir la práctica ética en los negocios, un ingreso seguro para todos los empleados y la búsqueda de una determinada cuota de mercado en el campo de la organización.

  2. Consulta con la gerencia y los empleados para aclarar tus metas de organización. Hazlo en privado o en grupos mayores, dependiendo de la naturaleza de las investigaciones y según lo que funciona mejor dentro de tu organización.

  3. Da a conocer estos objetivos comunes a todos los miembros de la organización y deja en claro que el logro de estos objetivos se busca para el beneficio de todos los involucrados.

    Aclara la organización de la jerarquía

  1. Aclara cualquier duda en la mente de los empleados o de gestión sobre quién es responsable de qué, quién informa a quién y quién se sienta dónde dentro de la estructura organizacional. Encuentra la brecha productiva entre jerarquía autoritaria por una parte y la desorganización ineficaz en el otro lado y trabaja para permanecer dentro de ese lado de la brecha.

  2. Desarrolla estructuras de trabajo y subcomités en los que los individuos se asignen metas individuales claras para llevar a cabo. Deja en claro de una manera positiva que se requiere el logro de estas metas para el éxito del grupo. Motiva a los empleados a trabajar juntos para alcanzar estos objetivos dentro de la estructura de la organización.

  3. Haz que la alta dirección responda a los errores dentro de la organización. Las personas que dirigen deben reconocer que así como son recompensados ​​por sus puestos de responsabilidad, también tienen que permanecer en el cargo cuando las cosas van mal. Esto significa tomar responsabilidad por los errores organizativos y empresariales, ya sean internos o públicos.

    Incentiva a los empleados

  1. Minimiza las quejas y murmullos que a menudo socavan la cultura organizativa al ofrecer canales legítimos de queja y sugerencias para los empleados insatisfechos. Esto puede tomar la forma de buzones de sugerencias, reuniones públicas y privadas con empleados y hojas de reclamos por escrito que sean leídas y tomadas en serio por las personas en el poder.

  2. Evita las expresiones simbólicas de empoderamiento de los empleado a favor de lo real. Los primeros suelen causar la alienación en lugar de prevenirla, mientras que los segundos son apreciados. Los ejemplos de los primeros se refieren a los empleados como "socios", mientras se les paga un salario mínimo, o la realización de sesiones obligatorias para la empresa. Los ejemplos de esto último son los programas de reparto de utilidades, opciones accionarias, vacaciones pagas y horas flexibles.

  3. Mantén las áreas de trabajo como oficinas y fábricas en condiciones agradables para trabajar. Los lugares de trabajo que son demasiado calurosos, fríos, llenos de gente o sucios harán que los empleados no estén satisfechos ni contribuyan a crear una cultura organizacional positiva de contribución.