El papel de la mujer en el Antiguo Egipto

Escrito por joan russell | Traducido por javier enrique rojahelis busto
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
El papel de la mujer en el Antiguo Egipto
La mujer del antiguo Egipto tenía más derechos que el resto de las mujeres de otras sociedades. (Comstock Images/Comstock/Getty Images)

La mujer en el antiguo Egipto disfrutaba de más derechos civiles que las mujeres en las distintas civilizaciones. Esto se debía a que los hombres y las mujeres compartían una relación común con la normativa, y las distinciones legales se basaban a menudo más en la clase social que en el género dentro del antiguo Egipto. La mujer en el antiguo Egipto compartía algunos derechos económicos y jurídicos similares a los hombres, lo cual era inusual para la época.

Derechos legales

Los derechos legales de las mujeres egipcias eran impresionantes para una sociedad primitiva. Ellas tenían el derecho legal de vender y enajenar bienes, incluyendo tierras, sirvientes, ganado, esclavos e incluso dinero. Tenían derecho a demandar a los esclavos libres y controlar sus propios bienes según lo consideraran necesario. A diferencia de Grecia, las mujeres no necesitaban el consentimiento de un hombre para tomar cualquiera de estas acciones. Generalmente, las mujeres recibían la propiedad de sus familias o maridos, y a veces ganaban dinero a través del empleo. Si las mujeres aportaban bienes al matrimonio, el marido podía usarlos, pero si tenían un divorcio, las mujeres podían pedirlos de regreso.

Los contratos y más cuestiones legales

Las mujeres en Egipto tenían el poder de participar en la negociación de contratos legales, lo que a menudo hacían para el matrimonio, el divorcio y la compra de diferentes tipos de materiales. La auto-esclavitud era practicada por hombres y mujeres, y era una forma de servidumbre. En virtud de este contrato, las mujeres recibían un sueldo por cualquier trabajo que hacían y que, por lo general, era para hacer pago a un acreedor con la necesidad de satisfacer deudas incobrables y para tener la seguridad de las provisiones propias y la seguridad financiera. Este contrato podía incluir a los niños de una mujer y a sus nietos. Las mujeres egipcias tenían el derecho de entablar demandas contra cualquiera en una audiencia pública. No había sesgo de género y a menudo ganaban sus casos.

Alfabetismo

Las mujeres de clase baja no eran muy alfabetizadas, mientras que las que eran de clase media y clase media alta tenían una tasa mucho más alta de alfabetización. Por esta razón, las personas con educación tenían más probabilidades de ejercer los derechos legales y de propiedad. Las mujeres durante la época eran libres de salir en público y trabajar, ya sea en los campos o en los talleres de la hacienda.

Empleo

Algunas mujeres en el antiguo Egipto tenían diferentes tipos de empleo o profesión. Pero en general el papel de la mujer, incluso en las familias de clase media alta se limitaba a la casa y la familia. Esto se debe a que las mujeres jugaron roles tradicionales como madres. Las mujeres a menudo tenían un puesto administrativo a través del matrimonio. Las reinas y las princesas a menudo funcionaban como líderes junto a sus esposos, en lugar de ser sólo testaferros. Las mujeres en la nobleza y en la alta burguesía a menudo administraban haciendas para las familias. Algunas mujeres eran cuidadoras de casas de clase media, sirvientes y encargadas de un campo, mientras que otras con dinero y poder tenían la influencia política para cambiar leyes y factores que afectaban a las personas.

El matrimonio y la familia

Los hombres en el Antiguo Egipto en general se casaban a una edad mediana, a los 30 años de edad. Los hombres todavía tenían más poder que las mujeres, ya que algunas personas ricas tenían varias esposas, aunque en su mayoría, los hombres y las mujeres valoraban el matrimonio. Las mujeres llevaban el hogar y los hombres a menudo les concedían el poder para tomar decisiones y manejar los asuntos de dinero. Las mujeres a menudo contrataban sirvientes y supervisaban el trabajo que hacían. Las mujeres casadas con dirigentes o capitanes de barcos a menudo compartían algunas de las tareas de trabajo que hacían en igualdad de condiciones. Las mujeres ricas a menudo disfrutaban de sirvientes que las bañaban y las vestían con el mejor lino. Tenían el tiempo libre para comer lo que querían, disfrutar de juegos de mesa, jugar con los niños y beber vino cuando se entretenían.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles