Deberes de las esposas en la década de 1950

Escrito por jack byrom | Traducido por verónica sánchez fang
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Deberes de las esposas en la década de 1950
Se esperaba que las mujeres de la década de 1950 cocinaran para la familia. (housewife holding strawberies isolated on white background image by Laser from Fotolia.com)

Las expectativas de la sociedad para las mujeres americanas casadas de la década de 1950 eran un poco diferentes de las de los tiempos actuales. De las mujeres casadas, y las mujeres que estaban por casarse, generalmente se esperaba que se quedaran en casa, tuvieran hijos y cuidaran de la casa, su esposo y sus hijos. Con frecuencia eran desalentadas para trabajar fuera del hogar o buscar una educación superior.

Otras personas están leyendo

Deber de tener hijos

Las mujeres estadounidenses de la década de 1950 enfrentaron una fuerte presión para casarse y empezar a tener hijos, a menudo nada más terminando la escuela secundaria. La expectativa dominante era que los hombres y mujeres adultos se casarían y que la mujer casada tendría varios hijos. La familia fue vista como la clave de la felicidad y como una manera de "vencer el comunismo".

Expetativas del manejo de la casa e hijos

Se esperaba que la esposa cuidara de la casa y los niños, ya que su esposo estaría ocupado con el trabajo y buscando el sustento para la familia. La mujer cuidaba de los niños, iba de compras y cocinaba, limpiaba la casa, y se esperaba en general, que fuera una "diosa doméstica". En la década de 1950, no se esperaba que los hombres ayudaran a cuidar de los niños o hicieran limpieza de la casa, por lo que estas importantes tareas fueron asumidas por las mujeres.

Complacer al marido

Después de ganar la independencia durante la Segunda Guerra Mundial, las mujeres americanas en la década de 1950 regresaron a más roles domésticos. La guerra había terminado, el marido estaba en casa y tenía trabajo, y era deber de la esposa tratar de agradar a su marido. Estaba bien que ella gustara del sexo, también, siempre y cuando estuviera con su marido y lo hiciera feliz.

Las esposas eran desalentadas para trabajar fuera de casa

En la década de 1950 era mucho más inusual que las mujeres estadounidenses tuvieran carreras o puestos de trabajo a tiempo completo fuera del hogar que en el siglo 21. Mientras que la Segunda Guerra Mundial había abierto el mundo del trabajo a las mujeres como trabajadoras en las fábricas, después de que terminó la guerra se produjo un fuerte impulso de los líderes de la sociedad, sobre la base de las realidades económicas, para que las mujeres abandonaran la fuerza laboral para que hubiera más puestos de trabajo disponibles para los veteranos que regresaban. En contraste, durante este tiempo las mujeres afroamericanas casadas lograron avances en materia de empleo, y para 1960, las esposas de estos grupos de edades de entre 25 a 34 años de edad tenían un 50 por ciento más probabilidades de trabajar que las esposas blancas del mismo grupo de edad, de acuerdo con el libro de Susan Thistles de 2006 "From marriage o the market".

Un diploma de secundaria era suficiente

Las mujeres de la década de 1950 a veces asistían y se graduaban de la universidad, pero había la expectativa de que las graduadas universitarias no tardarían en casarse y formar una familia. Un diploma de escuela secundaria se consideraba "suficientemente bueno" para la mayoría de las mujeres. Por supuesto, algunas mujeres no siguieron las 'reglas' aún así, e incluso fueron capaces de obtener grados avanzados y alcanzaron el éxito profesional con esos grados.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles