Peinados del siglo XVII

Escrito por aya pauli | Traducido por florence e. smith
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Peinados del siglo XVII
Aunque aun están de moda, las trenzas fueron el último grito de la moda en el siglo XVII. (Jupiterimages/Polka Dot/Getty Images)

Cuando se trata de peinados del siglo XVII, piensa en rodetes, rizos y pelucas grandes. No te confundas con las altísimas pelucas cubiertas con polvo blanco que son del siglo XVIII. Piensa que el cabello del siglo XVIII que es como la abuela casera de aquellos peinados de María Antonieta. En aquellos tiempos, las mujeres solían usar tocados, de manera que los pelos largos se recogían hacia atrás para ser cubiertos por una prenda para la cabeza y se dejaban mechones sueltos alrededor del rostro, donde la gente podía ver el estilo.

Otras personas están leyendo

Peinado hurly burly

No, no es una danza sino un peinado popular del siglo XVII. Dicho look requería separar el cabello por la mitad y encrespar cada lado en hileras de rizos tirantes. A pesar de que las mujeres debían tener el cabello largo para usar este peinado, los rodetes ajustados hacían parecer que el cabello estaba alrededor o que llegaba por encima del hombro. Generalmente usado con una cinta y/o abalorios, el hurly burly fue modificado para verse bien con sombreros o gorros. La mitad trasera del cabello estaba envuelto en un rodete, y solo la mitad frontal tenía rizos. Además, podía ser usado con horquillas pequeñas a cada lado para mantener el pelo fuera del rostro, con las cintas retorcidas alrededor de los rulos.

Peinado fontange

Inicialmente usado por la amante favorita del rey francés a fines del siglo XVII, el peinado fontange consistía en un montón de rulos en la parte superior de la cabeza, todos atados con una cinta y lo que parecía lucir como un tapete de encaje blanco. Escoge un peinado de María Antonieta, corta la altura, atenúa los accesorios y haz que el cabello sea de un color realista, eso es el fontange. El estilo solía lograrse casi siempre usando postizos falsos o pelucas, por no mencionar el armazón rígido, de manera que olvídate de usar tu propio pelo para hacerte este peinado. Además, a la peluca se le agregaban sombreros, bufandas y accesorios surtidos modificados, asumiendo que tenías el dinero para comprarlo.

Rodetes

Los rodetes eran el peinado básico de las mujeres pobres del siglo XVII, por lo menos si tenían el tiempo de hacer algo con su cabello. De hecho, sacarse el cabello del medio y recogerlo con un protector ha sido común durante toda la historia. Los estilos mas comunes incluían el rodete simple, el moño y el rodete con una trenza enrollada alrededor de la base.

Trenzas

Durante el siglo XVII, las mujeres que querían ver su pelo atractivo entre su baño mensual, pero no les gustaba el rodete, de manera que usaban su cabello en una trenza intrincada. La trenza mantenía todo ajustado, incluso aquellos pelos propensos a volarse, de manera que las campesinas se veían bien incluso luego de fregar el castillo todo el día. Los estilos comunes incluían una trenza larga, una trenza alrededor de la coronilla de la cabeza o una trenza enrollada en un rodete a cada lado de la cabeza (sí, al estilo de la Princesa Leía). Por supuesto, la clave para usar la trenza o el rodete era usar accesorios tales como pedazos de cinta, tela, abalorios o joyas entrelazadas al peinado.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles